Juan carlos lopez original

Recetas para educar

Juan Carlos López
Entusiasmo por la educación y por la vida

¡PREPARADOS, LISTOS,… VAS A SER PAPÁ!

400 1228992366 papa small detail

Tener un hijo es una de las aventuras más bonitas, nace del amor y se gesta en el vientre de la madre. Vamos a dar una visión casera del momento.

Es uno de los acontecimientos más importantes y apasionantes de la vida pero, a su vez, también es uno de los más estresantes y desconcertantes. Es importante ser consciente de lo mucho que puede cambiar la vida la llegada de un hijo.

 

Si la relación de pareja está lo bastante consolidada y los dos miembros están convencidos, el bebé será el mejor regalo. No obstante, hay que saber que las relaciones de pareja cambian irremediablemente con la llegada del pequeño.

 

El bonito momento del embarazo, merece muchos cuidados, dado que hay una vida, y una vida que depende de lo que hagamos, y todo cuenta:

 

Si fumas, tu bebé fuma. Por favor no lo hagas,  le ahorraras muchas enfermedades, y le regalarás fortaleza física. Tampoco frecuentes lugares donde se fume.

 

Si bebés, a su cuerpo llegará el alcohol y sus efectos negativos. Piénsalo

 

-          Si sientes, transmites tus sentimientos, tus miedos, angustias, alegrías,… todo le llega. Cuídate también a nivel mental y emocional, habla de tus miedos, sácalos. evitar el estrés y las emociones negativas. Practica relajaciones, lee positivo. Déjate abrazar, si no te llegan, pide los abrazos

 

Cuídate a nivel físico, camina, frecuenta el campo y espacios naturales, el sonido de los pájaros, el sonido del agua, las puestas de sol,… hazlo por él y benefíciate tú. Llevar una dieta equilibrada. El come a través de ti

 

Acaríciale y háblale. Hoy tenemos múltiples experiencias de cómo nos responden con su movimiento.

 

La salud es cosa de dos y la educación también. Hablad cómo queréis educar a vuestro hijo, antes de que llegue.

 

Y los papás, debemos acompañar en este viaje. Vamos de copiloto, quien conduce es nuestra pareja. Ayudémosla con todo lo que esté en nuestra mano: acariciándola, mimándola, creando horarios relajados, evitando preocupaciones innecesarias; Siendo comprensivos con sus cambios emocionales y ayudando a llevar los cambios físicos. De nuevo escuchándola y abrazándola. Debemos convertirnos en la base que le dé seguridad.

 

-          - El bebé, es la prioridad. Y los padres tenemos un papel importante pero secundario sobre todo en la primera fase de crear el vínculo materno y el apego

 

Cuando nace, muchas cosas van a cambiar, algunas hemos de renunciar. Pero si tenemos una actitud positiva, y estamos unidos la dificultad del cambio, será más llevadera. Pero no olvides que tener un hijo es una responsabilidad enorme y lleva implícito gran dosis de sacrificio.

 

El proceso del nacimiento debería ser cuando estamos en plena juventud, ahí es cuando tenemos más energía para dormir menos, dedicarnos más…; pero para educar necesitaremos más madurez, algo que nos lo dará la edad. La vida hace que no siempre se elija cuando se quiere sino cuando se puede. Por ello cuando nos venga, será imprescindible un estirón de madurez

 

En el nacimiento necesitamos crear el vínculo materno con el bebé y el apego, esta fase será superimportante. El primer regalo es que podamos ponernos al bebé ya en el paritorio con nuestra piel. Y atender todas sus necesidades básicas, para que pueda confiar en el mundo.

 

El segundo regalo que no siempre será fácil, es el amamantar a nuestro bebé, además de anticuerpos de por vida, le daremos una calidez que el plástico no puede reemplazar. Eso sí, cuenta que lo del mamar, es mucho más difícil de lo que parece, fórmate y pide consejo a las matronas.

 

Nunca, pero nunca, nunca dejamos al bebé en el hospital y nos vamos a casa,  aunque nos tengamos que pegar con los enfermeros. Todavía me sorprendo por qué en muchas situaciones vitales en la vida, no se pregunta a los psicólogos. Situaciones que, si no se resuelven bien, va a suponer que luego tendremos que depender de ellos de por vida.

 

-          Organízate para tener ayuda durante las primeras semanas  de postparto. Lo vas a necesitar.

 

-          Establece expectativas realistas sobre tu bebé (no va a dormir ocho horas seguidas desde la primera noche), para la pareja y la casa (no podrán tener la casa impecable y todo perfecto), ahora la prioridad será otra y cambiarán las que teníamos.

 

-          Hay que prepararse para un sueño interrumpido. Los recién nacidos desafían la capacidad de los padres para dormir una buena noche de sueño. Coordínate con tu pareja para tomar turnos.

 

         

Demasiada información sobre lo que debe y no debe hacerse puede llegar a confundir y a agobiar. Todo el mundo parece tener su teoría en la educación del bebé…, ¡Paciencia con las suegras!. Aun así, hay que aprender a aceptar los consejo,  la ayuda adecuada y proporcionada, que podría ser desestresante y muy valiosa. En caso de duda déjate llevar por tu instinto maternal.

 

 

Es normal tener miedo a ser padre, sobre todo si se es primerizo. Es un miedo a lo desconocido. Cuenta que la paternidad es un factor desestabilizante de la vida. Pero esta maravillosa aventura merece la pena, y más si se comparte. Es una oportunidad que nos ofrece la vida para “amar a fondo perdido”, pues –salvo escasas excepciones- a un hijo se le quiere SIEMPRE, se le perdona TODO… Nos puede haber dado la peor de las noches, pero si nos echa una sonrisa todo el malestar desaparece… Cuando eres madre o padre, te das cuenta de lo mucho que te han querido a ti tus padres y es un buen momento para hacérselo saber.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: