Juan carlos lopez original

Recetas para educar

Juan Carlos López
Entusiasmo por la educación y por la vida

Desvincular las notas del éxito escolar

Es importante que los padres desvinculemos las notas del éxito de los niños, incluso del éxito escolar.

Voy a compartir mi visión como padre y como maestro.

 

Como padre, tengo que reconocer que las notas me importan muy poco:

 

Me importa que mis hijos aprendan, que pronuncien bien inglés, que estén contentos en el colegio, que tengan buenos amigos, que no estén tensos en el aula, que estén seguros en el instituto, que les guste aprender, que tengan inquietudes por aprender, que cojan hábitos de estudio, que sean educados con los compañeros y con los profesores. Que respeten a ambos y esta relación sea reciproca. Que se valore su esfuerzo. Que vayan siendo autónomos en el aprendizaje y aprendan fuera de la escuela: con la tele, internet, eligiendo sus libros y revistas.

 

Como maestro, las notas, para mí, son solo un elemento de motivación y estimulo para el alumno (sirven para picar a los alumnos o para animarles) y así las utilizo. Valen de muy poco o nada a nivel efectivo. Sólo empiezan a valer a partir de 4º de la ESO y solamente en caso de que los alumnos quieran hacer medicina o una carrera con corte. Incluso así en estos casos dado los problemas de orientación que tienen los alumnos tampoco valdrán de mucho.

 

Por lo tanto, los padres deberían cambiar los cristales de sus gafas y fijarse más en lo que sus niños aprenden, en la utilidad de los aprendizajes que en las notas.

 

Los maestros somos maestros no jueces

 

¡Ah! y una observación más, cuidado con los padres que ejercen demasiada presión sobre sus hijos en la obtención de "¿¿¿buenas notas???" a veces no va a depender del alumno, si no de la subjetividad del maestro, repito que ha sido preparado como maestro ( educador, motivador, evaluador..) pero no como juez, o de la percepción general o de grupo que este tiene.

 

Si alguna vez no consigue, la dichosa nota deseada, hablar con el niño, y seguro que descubriréis un por qué, que la mayoría de las veces lo hay. Un mal comportamiento, una mala presentación, una actitud pasota, un problema con una amiga, una mala alimentación, llamada de atención paterna.

 

Muchos chicos, solo sienten a sus padres cerca o de su parte cuando se trata de “despellejar al profe” y los chicos lo utilizan.

 

Yo no me considero ni evaluador, simplemente VALORADOR, del trabajo y circunstancias personales de mis alumnos.

 

Me parece oíros a muchos de vosotros, “Ya pero luego irán a la selva de la vida.. tan competitiva”.

 

La vida será tan salvaje como la proyectéis en vuestros ojos, a vuestros hijos ya no les van a contratar, y van a conseguir un puesto en la vida por su curriculum, si no por su actitud, trabajad actitudes, y no persigáis notas. Si no mirad a vuestro alrededor a ver si las mejores notas tienen los mejores puestos..

 

¿Qué es una nota? Un matasello de estratificación social.. Yo creo que ni eso.

 

Nunca un padre debería perseguir un 10 para su hijo, sino que haga lo máximo posible y sobre todo que esto le sirva para ser feliz.

 

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: