Silueta saul n amado original

"Punto y coma"

Saúl N. Amado
Artículos relacionados con el mundo de la política, la crítica a determinados temas, experiencias vividas por el autor y actualidad en general.

PERDER LA VIRTUALIDAD

Fotonoticia 20150307132149 640 detail

Cada tonto con su tema y todos contentos.

No he sido nunca de relaciones virtuales, siempre me ha gustado más el contacto físico, el roce. Twitter y Facebook están muy bien para pasar un rato o por si no tienes nada que hacer, incluso para dar envidia a ‹‹tus amigos›› publicando fotos del lugar paradisiaco donde te encuentras o de la fiesta padre que te diste anoche. Por lo demás, una simple relación virtual que muchos utilizan para crear polémica y lucha en el anonimato.

 

El martes estaba de compras y la tarde se tornaba aburrida, en un receso, cogí el móvil para consultar cómo iba Twitter a esas horas. La discusión estaba servida entre dos usuarios: una editorial de textos ‹‹que escapan de los circuitos comerciales›› –muy recomendable– y un usuario, o usuaria,  que se declaraba totalmente antitaurino y en contra de la ‹‹tortura animal››. El debate había comenzado al publicar la editorial un tuit en el que mostraba a un periodista que no caía bastante bien al usuario anti, que no dudó ni un momento en dar muestras de su ignorancia con la consiguiente respuesta: ‹‹El poeta de la tortura y la cultura del maltrato animal, no me jodan››. El zasca que le hizo la editorial con su respuesta fue inmejorable, algo así como que se editan más de 40.000 libros al año, si ese no le gustaba, había todavía unos cuantos más para comprar y leer.

 

En este momento de la disputa, yo me froté las manos y di ‹‹me gusta›› sobre el tan perfecto y completo zasca. El antitaurino lo vio y no tardó ni un minuto en dedicarme un par de tuits: ‹‹Aquí tenéis un nuevo admirador, es taurino y sádico, igual que tú (por el periodista), miserable››. El segundo era aún más gracioso: ‹‹También debe pensar que la taurotortura es una escuela de ética y tolerancia››. Un segundo más tarde, volví a pulsar sobre el botón de ‹‹me gusta››  de ambos tweets y acto seguido lo quité, con la idea de que se percatara de que lo había visto. Cierto es que la reacción del animalista me la gané a pulso: ‹‹Cobarde, escribes y borras porque no tienes argumentos, rata››. ¿Para que seguir interactuando con una persona sin educación y respeto que camufla su identidad bajo el anonimato de las redes sociales? Así que dejé el tema y seguí a mis compras, orgulloso de haber colaborado a poner en evidencia a un usuario que, como muchos otros, piensa que por estar en el mundo de lo virtual todo vale y siempre tiene la razón. Él o ella –nunca lo sabremos--  seguro que se fue también con la cabeza bien alta pensando que al periodista, a la editorial y a mí nos había pegado un repaso de los buenos.

 

Cada tonto con su tema y todos contentos.

 

Saúl N. Amado

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: