Silueta saul n amado original

"Punto y coma"

Saúl N. Amado
Artículos relacionados con el mundo de la política, la crítica a determinados temas, experiencias vividas por el autor y actualidad en general.

LA POKÉNEURONA

Fotonoticia 20160722142515 640 detail

Modas pasajeras que van y vienen, que se entrometen en nuestro día a día y llegan a tocarnos –trastocarnos– las neuronas sin percatarnos.

No me quiero imaginar cómo estará el mundo de aquí a unos años. Tampoco muchos más, tal vez unos veinte o incluso quince años. Pero cada día me doy cuenta de que avanzamos más rápido, sin pensarlo, sin analizar sus consecuencias, solo viendo el objetivo a corto plazo sin divisar más allá del momento en el que estamos. El problema es que cuando eso ocurra, cuando hayan pasado esos quince o veinte años, no podremos volver al pasado, al ahora, y nos llevaremos las manos a la cabeza lamentándonos por qué no hemos sido más consecuentes con lo que hacíamos y por qué no nos hemos parado a pensar que contra el tiempo no se puede luchar ni lamentarse.

 

Modas pasajeras que van y vienen, que se entrometen en nuestro día a día y llegan a tocarnos –trastocarnos– las neuronas sin percatarnos. El tiempo avanza y ahora se detiene en Pokémon Go. Llego tarde al reparto, como suele decirse, porque se ha escrito sobre este juego, tanto para bien como para mal, hasta la saciedad. Pero no me voy a mantener al margen y voy a pronunciarme.

 

El otro día leía una noticia que me alertaba de lo que he venido diciendo desde el principio: lo avances con el paso del tiempo. Pokémon Go ha venido para quedarse, de momento, aunque siempre ha estado ahí, lo único que ahora renovado y para un dispositivo que todos o la gran mayoría tenemos en las manos: el Smartphone. En esa misma noticia se contaba que muchos son los casos que llegan al Registro Civil para inscribir a un recién nacido con el nombre de un Pokémon, incluso algún híbrido: Cristina Pikachu...

 

Estas son las cosas que me alteran y me molestan, que lleguemos hasta el punto de que un simple juego pueda hacer tanto daño al personal, haciendo que las cabezas se vuelvan locas y pierdan el microchip que las hace funcionar. Alguno debería ir buscando por las calles las neuronas que ha ido perdiendo cada vez que ha cazado un Pokémon, que a algunos ya no les quedan ninguna y lo están demostrando.

 

Saúl N. Amado

 

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: