Silueta postigo original

Punto Deportivo

Juan Postigo

Que el árbol no impida ver el bosque a los aficionados del Pucela

Valladolid s italian midfielde 54402186939 54115221152 960 640 detail

Pese a la victoria del Real Valladolid ante el Barcelona, el equipo lleva solo cinco victorias en toda la temporada y sigue en alarma. No hay que dejarse llevar por la euforia.

Eran cerca de las seis de la tarde del sábado 8 de marzo cuando Hernández Hernández –al que se le habían pegado muchos palos en Valladolid a lo largo de la semana antes de empezar el partido por su error el año pasado en Mestalla- decretaba el final del choque en Zorrilla. El Pucela acababa de llevarse tres puntos de oro ante todo un coloso como el FC Barcelona.

 

Una alegría tan grande como la realidad actual, en la que se puede ver que los de Juan Ignacio Martínez, si bien se encuentran por fin fuera de descenso, solo han conseguido cinco victorias en veintisiete (¡veintisiete!) encuentros de Liga. La euforia invadía la ciudad, algo lógico, pero un golpe sobre la mesa, por ahora, es solo eso. Un golpe sobre la mesa.

 

A fin de cuentas, pese a que el Real Valladolid no se encuentre en puestos rojos ocho jornadas después, tiene apenas veintiséis puntos en su casillero. Los mismos que Rayo y Almería, precisamente dos de los tres que ocupan ahora las plazas de descenso. Ya lo decía el entrenador del conjunto andaluz, Francisco, después de que su equipo hincara la rodilla en la visita del Sevilla. “El Valladolid ha ganado, y tienen razones para estar contentos, pero la realidad es que nosotros, aunque hayamos perdido, tenemos los mismos puntos”. Más razón que un santo.

 

Habrá quien se agarre a las palabras de Carlos Suárez después de que David tumbara a Goliat en Zorrilla. El presidente dejaba ver que el Pucela debe aprovechar este repunte y el hecho de que otros equipos estén a la baja –véase Getafe u Osasuna- para que este sea el punto de inflexión.

 

La conclusión es simple, y por suerte también la tenían bien clara los jugadores del Valladolid después del partido. No hay absolutamente nada hecho. Peña, Javi Guerra, el héroe de la contienda Rossi... Sacaban pecho por haber ganado al Barcelona, pero conocedores de que el camino por recorrer solo acaba de empezar.

 

Se ha salido de los puestos de descenso, sí, pero no es momento de dejarse llevar. ¿O acaso no cambiaría usted la situación de este año por la del pasado, en la que aunque no se ganó en ninguna ocasión a Barcelona o Madrid, el Pucela estaba a once puntos del descenso esta misma jornada?

 

Hace apenas dos semanas, el equipo era criticado por no doblegar al Levante. Hace diez días, por no hacer lo propio ante el Málaga. El árbol de la victoria ante los culés no debe impedir ver la delicada situación blanquivioleta.

 

Eso sí, también es una obviedad que este árbol ha dado un chute de optimismo para afrontar los partidos venideros. En el horizonte, dos finales ante Rayo y Almería, por suerte ambas en casa. Entre medias, dos visitas a Sevilla y Anoeta, la primera este mismo fin de semana, donde será el momento de refrendar las buenas sensaciones y, por qué no, dar la segunda campanada consecutiva de la temporada.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: