Egrande 80x111 copia original

Prevenir y curar

Eduardo Grande
Blog de Eduardo Grande

Hipertensión Arterial, ese enemigo silente. II PARTE

¿Cuál es el riesgo de tener la presión arterial alta?Cuando la presión arterial está elevada de forma permanente, las arterias acaban sufriendo daño, lo que convierte al afectado en un firme candidato a padecer problemas cardíacos (infarto, angina de pecho, insuficiencia cardiaca), renales ( insuficiencia renal), cerebrales (hemorragia o infarto cerebral y , a la larga demencia).

La hipertensión ,es por tanto, la señal de alerta de un mayor riesgo cardiovascular, y por eso deben de tomarse medidas de control.


¿Qué ocurre sui además tengo otros factores de riesgo?.

Cuando a la hipertensión arterial se añaden otros factores de riesgo, como la obesidad, el colesterol elevado, el tabaquismo o la diabetes, las posibilidades de padecer eventos cardiovasculares se multiplican.

¿Cuándo debo de medirme la tensión arterial?

Se debe de conocer desde niños, en los controles pediátricos. Alrededor de la adolescencia debe de tomarse cada dos tres años. A partir de los dieciocho años y en los adultos normo tensos, se recomienda medirla de forma rutinaria, al menos una vez al año. La frecuencia de medida para aquellos ya diagnosticados de hipertensión la debe de establecer l médico.

¿Es útil medírsela uno mismo?

Por supuesto que sí, la automedición de la presión arterial en el domicilio da mucha información sobre el diagnóstico y el control de la tensión. Debe de considerarse como un complemento de las determinaciones convencionales que se hacen enla consulta médica y no como un sustituto. Anote las mediciones y llévelas a la consulta, pues a su médico le ayudará para hacer un buen seguimiento, sobre todo en la llamada “ hipertensión de bata blanca”, que es aquella que se produce por los nervios en la consulta.

¿Cómo se trata la hipertensión arterial?

Una vez establecido el diagnóstico, el tratamiento comienza por instauración de medidas dietéticas y cambios en el estilo de vida.
Introducir la práctica regular de algún ejercicio físico, reducir el sobrepeso u obesidad, disminuir la ingesta de alcohol y café, así como la ingesta de sal.
Estas pautas si se mantienen a lo largo del tiempo, en muchos casos son suficientes para mantener las cifras de tensión a raya..

Cuando los médicos prescribimos ejercicio físico, lo que pretendemos es aumentar la actividad que se realiza de forma diaria, por ejemplo dedicando un tiempo a caminar, y que la práctica sea continuada. Basta con hacer actividad durante al menos 30 minutos al día, tres días a la semana como mínimo. Siempre se debe de adaptar este ejercicio físico a las condiciones de cada paciente, según edad...etc.

Una de las principales medidas del tratamiento del hipertenso es la dietoterapia:

-Disminuir el consumo de alcohol (dos vasos de vino al día)
-Disminuir la ingesta de sal.
-En el caso del obeso o con sobrepeso consumir menos calorías.
-Disminuir el consumo de grasa en la dieta.
-En ocasiones la dieta y el ejercicio no resultan suficientes para reducir las cifras de tensión arterial a 140/90, máximo, lo mas probable es que se deba de comenzar con tratamiento farmacológico. A veces nos preguntamos, ¿por qué debo tomar medicamentos para la tensión arterial si no tengo síntomas?. El motivo de administrar tratamiento al hipertenso, no es precisamente para librarle de una determinada sintomatología, sino para evitar que muera o sufra invalidez a consecuencia de un evento cardiovascular. De ahí que los antihipertensivos se prescriban para toda la vida.

Me viene a la memoria un dicho, que yo recuerdo a mis pacientes: “La salud no está en el plato, está en el zapato”.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: