Egrande 80x111 copia original

Prevenir y curar

Eduardo Grande
Blog de Eduardo Grande

Fractura de Cadera, a propósito de la caída de D. Juan Carlos

 

ÂżQué es la fractura de cadera?

Las fracturas y en especial, la fractura de cadera, es una patología de vital importancia en las personas mayores, por las consecuencias que ello implica, por los importantes costes sociales y económicos provocados.

La fractura de cadera es la fractura de la porción más cercana del hueso fémur. Se puede romper tanto dentro como fuera de la articulación con los huesos de la pelvis. Esta articulación soporta todo el peso del resto del organismo, por lo tanto es el apoyo imprescindible para poder caminar.

Es bastante frecuente, junto con la de muñeca, a medida que progresa la edad, calculándose que de cada 100.000 habitantes cerca de 100 sufren una fractura de cadera al año. En mayores de 75 años, se calcula que un 3 % han sufrido una caída con fractura de cadera. En España se producen del orden de 30.000 fracturas de este tipo al año.

El problema de la prevención de estas fracturas es considerado en la actualidad como un punto fundamental dentro de los programas sanitarios de los países, ya que son lesiones que producen una elevada morbilidad y mortalidad con repercusiones económicas importantes.

Uno de los principales objetivos es logra runa acción más eficaz contra la osteoporosis ( enfermedad por desmineralización ósea con pérdida de masa ósea, que ocurre a las mujeres menopausias y al varón de edad avanzada), aplicando medidas que retrasen su aparición. Así, una alimentación equilibrada con dieta rica en proteínas y vitamina D, el aporte diario suficiente de calcio( fundamentalmente leche y derivados)y el ejercicio físico son medidas que, en principio, intervienen positivamente para frenar la pérdida de masa ósea.

La prevención de las caídas en los ancianos debe de estar en la mente no sólo de los sanitarios encargados de su cuidado, sino también de los familiares con los que convive. El traumatismo necesario para producir una fractura en el anciano tras sufrir éste una caída, suele ser más importante de lo que habitualmente se piensa, ya que se necesita una considerable fuerza mecánica para que se fracture una cadera, inclusive en edades avanzadas. Por eso hay que dejar al lado la idea que se tiene de que a veces lo primero que tiene lugar es la fractura y luego la caída.

Como la mayor parte del tiempo los ancianos lo pasan en su domicilio o en las instituciones donde están acogidos, es en estos lugares donde habitualmente se producen las caídas, y, dentro de ellos, en los dormitorios, salas de estar y aseos. En estos lugares conviene poner pasamanos o barandillas y asientos especiales. Las alfombras son un peligro para las personas de edad avanzada y muchas caídas se producen al tropezar o resbalar en ellas, por lo que se debería de prescindir de ellas. Otro riesgo son las zonas oscuras, por lo que deberían estar bien iluminadas los lugares por donde se mueven. Hay que tener cuidado con la toma de medicamentos sedantes y con todos aquellos que producen hipotensión ortostática en los pacientes con predisposición a las caídas.

Se evitará el consumo de alcohol y tabaco, ya que ambos favorecen la aparición de osteoporosis.

Cuando un anciano sufre una caída, y como consecuencia de ello se rompe la cadera, va sentir un intenso dolor que en principio suele ser referido a la ingle. Si la fractura es completa no va a poder levantarse del suelo ni mover el miembro lesionado, adaptando este una posición en rotación externa a veces muy marcada ( la punta del pie se desvía hacia fuera) y apareciendo acortado con relación al lado sano.

Ante tal situación, los familiares o las personas que estén a su cargo deben de pensar en la posibilidad de una fractura de cadera, acomodarle, abrigarle y no intentar levantarle o trasladarle si no disponen de los medios y el personal suficiente. Darán parte al servicio médico, para su posterior traslado a un centro sanitario.

El tratamiento siempre es quirúrgico, para volver a dar solidez y estabilidad a la articulación e intentar recuperar la marcha del paciente. Se usarán diferentes tipos de técnicas para obtener el mejor rendimiento de la articulación, ya sea clavos, placas, prótesis parciales o totales de cadera.

Y después, mucha rehabilitación y a volver a caminar.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: