Rodriguez original original

Perspectiva de familia

José Javier Rodríguez
Blog de José Javier Rodríguez Santos

Sueños y educación

En los últimos cursos de la High School, un joven de San Francisco soñaba con ser bombero, de hecho ese había sido su deseo desde la escuela primaria. Sin embargo, uno de sus maestros, delante de toda la clase, le indicó que estaba desperdiciando su vida, que él tenía mucho talento, que debía entrar en la universidad y convertirse en un gran profesional.

Años más tarde, después de superar las pruebas de acceso al cuerpo de bomberos de San Francisco, auxilió a un matrimonio en un accidente de tráfico. Les sacó de entre el amasijo de hierros donde estaban atrapados, les practicó un masaje cardiovascular y les salvó la vida. El matrimonio en cuestión era su antiguo profesor y su esposa.

 

Este ejemplo, extraído de una TED-Conference impartida por Ken Robbison[1], nos ayuda a reflexionar de manera crítica sobre el modelo educativo en el que estamos escolarizando a nuestros hijos. Robisoncompara los sistemas educativos nacionales con los restaurantes fastfood. En este tipo de compañías ofrece una la comida sistematizada, industrializada y homologada, para todos lo mismo... o lo tomas o lo dejas, no hay término medio, ni adaptaciones. Sin embargo, se puede encontrar otro modelo de restauración, el que se ofrece en los establecimientos con estrellas Michelin o la marca Zagat: el servicio se ajusta a las costumbres y usos locales, a los productos alimenticios de cada zona y se personaliza y adapta a los gustos y deseos de cada cliente.

 

El modelo educativo fastfood es el fiel reflejo de la educación en la era de la industrialización: todo estandarizado, sistematizado, homologado y homogeneizado, todos los productos iguales. Implica linealidad en la cadena, conformidad con el producto y agrupación de personas por edades.

 

El modelo educativo Michelin se fundamenta en los usos tradicionales del campesino que conoce el terreno y prepara las condiciones para que la tierra dé buen fruto. El modelo educativo del agricultor no es mecánico, es orgánico, sigue métodos tradicionales, no emplea colorantes ni conservantes, ni utiliza sustancias sintéticas ni tóxicas, es sinónimo de alimento ecológico. Crea las condiciones óptimas para que cada persona desarrolle su propio proyecto educativo. En este modelo la tecnología educativa, las TIC, en manos de un maestro innovador son una auténtica revolución para ayudar de forma individualizada a cada uno de sus alumnos y abrirles un sinfín de posibilidades y alternativas.

 

Este último modelo es el prototipo de la educación de la familia. Cada hijo es uno, singular y particular, es querido y apreciado por sí mismo. Se genera en torno a él un  contexto particular para que desarrolle todos sus talentos y pueda alcanzar sus ilusiones. Cada día nuestros hijos, termina Sir Ken Robinson, colocan sus sueños a nuestros pies esperanzados de encontrar en nosotros un punto de apoyo seguro. Por ello hemos de pisar suavemente para no truncar cada esperanza, cada aspiración, cada anhelo. Nuestra responsabilidad como padres es la de abonar el terreno para que crezcan fuertes, sanos y repletos de frutos. Nadie, ni si quiera el Estado, nos debería impedir esta misión tan noble y bella.

 

Notas:

[1] Ken Robinson es autor, entre otros libros, de El elemento, editado por DEBOLSILLO. 2011

[2] Imagen tomada de http://www.freeimages.com/

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: