Rodriguez original original

Perspectiva de familia

José Javier Rodríguez
Blog de José Javier Rodríguez Santos

No nos podemos acostumbrar

Desde que en 2005 se modificara el Código Civil por la Ley 13/2005 se han registrado 17.948 matrimonios entre personas del mismo sexo, lo que representa 1,82% del total de matrimonios. [1]

La sospecha y la duda se han adormilado

 

Parece que no sólo a nivel intelectual, como ha denunciado Ernesto Galli della Loggia en un reciente artículo en el Corriere della Sera [2], sino que también nos hemos acostumbrado a esta realidad de dudoso beneficio social. El profesor Galli cita a George Orwell: “El conformismo de los intelectuales no se mide por lo que piensa la gente corriente, sino por lo que piensan los otros intelectuales”. Salvo judíos y cristianos, todos los creadores de pensamiento se han sometido a los lobbies de presión, nadie ha disentido. ¿No parece esto una imposición social no debatida y evaluada?

 

Al mismo tiempo se detecta un cierto conformismo social ante lo que ha sido una intromisión de los políticos y del estado en una realidad natural y social: el matrimonio. Parece como si se hubiera dado por perdida la batalla del matrimonio en algunos sectores de la sociedad, entre ellos los que ostentan el la capacidad legislativa en el parlamento.

 

Razones y sinrazones

 

La mayoría de las veces, cuando ciertos grupos de presión desean debatir sobre los beneficios sociales de las relaciones entre personas del mismo sexo, no esgrimen razones ni hechos y se enrocan en los prejuicios religiosos de los que consideramos socialmente perniciosa esta manipulación legislativa del lenguaje. Reducir el debate a cuestiones religiosas y obviar las repercusiones sociales (natalidad, pago de pensiones, seguridad social, sanidad) y educativas (la sospecha de la homofobia, confusión y ocultamiento de la verdad científica) es simplemente mezquindad, ausencia de razones y la sinrazón del diálogo.

 

La mayoría social piensa de otra manera

 

Según cita Juan Meseguer [3] sólo el 53% de las 228.000 personas que participaron en la consulta digital del gobierno británico apoyaron la propuesta de David Cameron, lo que razonablemente choca con las más de 600.000 firmas en papel que presentó la plataforma cívica Coalition for Marrige. Además, y ya lo he indicado, en España sólo el 1,82% del millón de matrimonios que se han inscritos desde 2007 corresponde a parejas del mismo sexo.

 

Promesas incumplidas

 

David Cameron no llevaba en su programa electoral su propuesta de matrimonio homosexual. Mariano Rajoy afirmó en varias ocasiones que no era partidario del matrimonio entre personas del mismo sexo y que haría lo que dicte el Tribunal Constitucional. Y hete aquí que el TC ha hablado. En la sentencia sobre el recurso de Inconstitucionalidad de la Ley 3/2005 dice, hasta siete veces, que es potestad del legislador regular el matrimonio y que en la constitución vale tanto la ley de Zapatero como lo anterior. ¿A qué espera quien tiene palabra y la mayoría absoluta?

 

Brevedad: ¿por qué no es matrimonio la relación de personas del mismo sexo?

 

1.    Porque el derecho del hijo es tener un padre y una madre.

2.    Porque hay otras figuras jurídicas: las uniones civiles.

3.    Porque lo distinto y sexuado es condición esencial del matrimonio.

4.    Porque los hijos vienen de la condición de posibilidad de la unión sexual de un varón y una mujer.

5.    Porque la sociedad civil se regenera de matrimonios entre mujeres y hombres

 

Notas

[1] Datos del INE hasta el segundo semestre de 2012.

[2] Matrimoni gay e questioni di genere se il conformismo cambia direzione, Ernesto Galli della Loggia, Corriere della Sera, 23 de enero de 2013

[3] Cuatro seguros y unas bodas, Juan Meseguer, Aceprensa, 29 de enero de 2013

Comentarios

Gonzalo Chacon 09/02/2013 11:06 #2
Debemos regresar a Trento, solo asi podremos acabar con esta sociedad atea
Ideólogos al poder 06/02/2013 17:46 #1
Hay mucho progresista apesebrado que vive de la subvención y que quiere pasar desapercibido. Porque la progresía no perdona a los traidores de sus ideas, mientras que los conservadores, tienen miedo a decir lo que piensan, incluso aunque cuenten con el apoyo de la mayoría. Enhorabuena por el artículo. José Luis

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: