Rodriguez original original

Perspectiva de familia

José Javier Rodríguez
Blog de José Javier Rodríguez Santos

Familia y Centros de Enseñanza

El viernes pasado tuve la oportunidad de participar en un curso de orientación familiar promovido en el colegio en donde estudian mis hijos. El coordinador de la sesión fue José María Cerveró que, además de ser padre de familia numerosa, es profesor de la USAL. !Parece que las  charlas y cursos para padres se han puesto de moda!

El viernes pasado tuve la oportunidad de participar en un curso de orientación familiar promovido en el colegio en donde estudian mis hijos. El coordinador de la sesión fue José María Cerveró que, además de ser padre de familia numerosa, es profesor de la USAL. !Parece que las  charlas y cursos para padres se han puesto de moda!

Los talleres de formación para la familia, las escuelas de padres y las publicaciones de todo tipo, entre los que incluyo este blog, ponen de manifiesto que la familia demanda su sitio en la educación. Incluso las AMPA de los centros docentes son conscientes de esta necesidad y lo detectan en el clima escolar de cada escuela o instituto. Cada vez más, los padres nos damos cuenta de que nuestra labor, esfuerzo y ejemplo marca e influye, más aun, determina la educación y el futuro de cada uno de nuestros hijos.

Recientemente, Óscar González, desde Bocairent (Valencia), ha publicado un libro titulado €œFamilia y escuela€, al tiempo que promueve una €œAlianza Educativa€ entre padres y maestros para lograr un clima de colaboración en los centros de enseñanza. Además, José Antonio Marina, hace unos años, con el considerable apoyo del Gobierno de la Nación,  puso en marcha la Universidad para Padres. Al mismo tiempo, en todos los campus universitarios, están proliferando numerosos cursos, seminarios y estudios sobre familia y educación.

He aquí el problema. Nuestro Sistema €œEducativo€ abandonó hace mucho tiempo a los padres, no sé si de forma consciente o involuntariamente, y ha abierto una brecha que ahora se intenta paliar. Lamentablemente los centros de enseñanza actualmente reciben el nombre de €œcentros educativos€ y la enseñanza ha pasado a denominarse, y no es baladí, educación. Esta clave de interpretación la expone de forma magistral  mi tocayo José Javier Orengo en su último artículo €œEnseñanza y educación€. Afirma que €œel derecho a enseñar lo da un título, el derecho para educar está implícito en la condición de padre o madre€.

Efectivamente, no puede haber una alianza educativa lineal entre la familia y la escuela, ya que la relación entre ambas no es horizontal, más bien es vectorial, vertical y descendente. La competencia inherente a la escuela es la enseñanza. En cambio, los padres tenemos el deber irrenunciable de la educación. No obstante, los maestros son, y seguirán siendo, los primeros colaboradores de los padres en su responsabilidad educativa. Pero qué sucede, Âżel profesor no educa? Sí, también, pero no es su profesión. Todas la personas, por el hecho ser personas, somos educadores consciente o inconscientemente. Los profesores y maestros educan con sus palabras, con su ejemplo, esfuerzo y entrega. Cada día, el maestro, en su misión de compartir, regalar y dar su saber, estimulando a sus alumnos, felicitando al que lo merece y corrigiendo al que lo precisa, es un verdadero educador. Pero, Âżcumplirían su misión limitándose a realizar esta labor y dejando de lado la enseñanza?

Por otro lado, muchos padres, estamos corrompiendo nuestra misión al convertirnos en enseñantes, porque el €œSistema de Enseñanza€ se ha transformado en €œSistema Educativo€. Al mismo tiempo, la Administración Pública viene usurpando de forma sistemática el derecho educativo primario de la familia, ignorando la petición de autorización para las actividades no lectivas. Los hijos acuden diariamente al colegio y, en lugar del horario fijado con las asignaturas de estudios troncales, reciben talleres de salud, de €œvalores constitucionales€, de hábitos alimenticios, de higiene, de drogadicción€Ś de sexo (que no de sexualidad)€Ś

Ahora bien, Âżdebería la escuela eliminar estas actividades escolares de su programación? NO, sólo tendría que redefinir sus destinatarios. Este tipo de propuestas didácticas dirigidas a los alumnos pueden entrar en conflicto con los planteamientos educativos de la familia. Por ello, propongo que seamos los  padres quienes recibamos la formación específica en las nuevas pedagogías y los hallazgos de las ciencias humanas en los ámbitos de la educación en valores, habilidades sociales y de estilos de vida saludables. Luego, en el hogar, según nuestro criterio y seleccionando aquellas orientaciones que se han recibido de los expertos, llevaremos a cabo nuestra tarea educativa con más fundamento y mejor cualificación.

No obstante, la educación tiene que ver con crianza, socialización y enseñanza. Estos conceptos son una amalgama que configuran y determinan a cada persona de forma singular y específica. La educación, como vengo diciendo y repitiendo, es misión y competencia de los padres, pero estos no la llevan a cabo de forma exclusiva. El Estado y la Administración Pública deberán convertirse en verdaderos facilitadores de esta misión inalienable de los padres. Como dice Leopoldo Abadía, no hemos de preocuparnos por el futuro que dejamos a nuestros hijos, más bien, hemos de ocuparnos de los hijos que dejamos para el futuro.

Educación es, pues, crianza, desarrollo físico armónico y saludable. Ahí pueden y deben ayudar los profesionales de la salud a través de la estructura sanitaria.

Educación es, también, socialización. Ahí contribuyen sobremanera el grupo de iguales de nuestros hijos, las organizaciones juveniles, el voluntariado solidario€Ś

Educación es, asimismo, enseñanza. Ahí es donde entra en juego el Sistema de Enseñanza, que no educativo.

Educación es facilitar, propiciar y procurar al hijo un desarrollo armónico e integral de todas las dimensiones de su persona: la física, la intelectual, la social, la afectiva, la profesional, la espiritual€Ś que son responsabilidad, competencia y decisión de los padres. Es ahí donde los Centros de Enseñanza serán los mejores aliados.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: