Rodriguez original original

Perspectiva de familia

José Javier Rodríguez
Blog de José Javier Rodríguez Santos

El matrimonio sí importa

El próximo fin de semana tendrá lugar en Madrid el congreso del Foro de la Familia €œEl matrimonio sí importa, el divorcio no es la solución€ y, aunque muchos no sean conscientes de ello, el matrimonio no es sólo cosa de dos€Ś

El futuro de la sociedad se siembra en las familias de hoy. Los futuros maestros, médicos, políticos, arquitectos€Ś se forjan en la familia porque es en los primeros años de vida, en la edad del oro del niño, donde se siembra la honradez, la sinceridad, el amor al trabajo bien hecho, la constancia y la perseverancia. Para poco sirve un magnífico profesional-técnico si no está arraigado en una persona íntegra, coherente y justa.

El matrimonio no es sólo cosa de dos. El entorno familiar puede hacer mucho por evitar la ruptura de un matrimonio, los abuelos, los hermanos políticos, los tíos€Ś y en especial los amigos con sus palabras, sus ayudas y capacidad de diálogo y escucha, pueden paliar los momentos de duda y desencuentro conyugal. Un apoyo en el momento preciso puede ser clave para evitar que muchos matrimonios se rompan y con ellos la humanidad. Una sociedad con muchos matrimonios fracturados es una sociedad resquebrajada, marchita y enferma.

El matrimonio no es sólo cosa de dos. La economía, la seguridad laboral y el clima social son una fuente de amparo para la familia€Ś Si bien, nuestro país está en crisis, Âżno será el origen de ella el debilitamiento del matrimonio como fuente es estabilidad social? El trabajo flexible que permita corresponsabilidad familiar y laboral, los horarios favorables a la maternidad y a la crianza y educación de los hijos, los convenios que lleven a las empresas y a los sindicatos a buscar la estabilidad de todos los miembros de la familia€Ś son ayudas valiosísimas que puede recibir el matrimonio y la familia del entorno social, económico y laboral.

El matrimonio no es sólo cosa de dos. Los políticos pueden redactar y aprobar leyes que favorezcan la estabilidad o que, por el contrario, premien la disolución rápida de los vínculos conyugales. El legislativo puede incentivar a aquellos matrimonios estables y con hijos o puede, como ocurre en la actualidad, otorgar mayores beneficios sociales, fiscales y económicos aquellos ciudadanos que han disuelto su matrimonio con un divorcio.


El matrimonio no es sólo cosa de dos. Hoy vivimos un individualismo exacerbado que prima el derecho individual frente al derecho de familia. Esta legislación de lo individual se funda en la no discriminación y en la igualdad. Así, se prima la lógica de lo individual, la lógica del deseo, frente al valor de lo social y de lo colectivo. No hay nada más social, más igualitario, más justo que una familia estable, numerosa y asentada sobre un matrimonio duradero.

Por ello, el matrimonio es cosa de todos. Urge con necesidad apremiante, que aquellos que tenemos capacidad de legislar mediante Iniciativas Legislativas Populares volvamos a estampar nuestra firma para fortalecer el matrimonio, la familia, la libertad de la educación de los hijos, porque en ello nos jugamos el futuro. En nuestras manos está.

Información sobre el congreso en http://elmatrimonioimporta.org/

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: