Rodriguez original original

Perspectiva de familia

José Javier Rodríguez
Blog de José Javier Rodríguez Santos

2014 año internacional de la Familia

Europa se mueve en favor de la familia. El Comité Económico y Social Europeo, CESE, ha aprobado un Dictamen, SOC/399 de 4 de mayo de 2011, titulado 'El papel de la política familiar en el cambio demográfico: compartir las mejores prácticas entre los Estados miembros'. Y es que España, y especialmente nuestra provincia, está sufriendo un invierno demográfico motivado por muchos factores, entre ellos, el olvido de las políticas de familia.

Todos los europeos han sido o son miembros de una familia, afirma categóricamente el documento. Nadie nace por generación espontánea y todas las encuestas de opinión revelan que la solidaridad familiar sigue figurando entre los valores más apreciados en la lista de valores fundamentales de los ciudadanos europeos. Parece una obvidad, pero hay recordarlo continuamente: la familia, sí importa. Y es que apesar de todo, el índice de regeneración poblacional (según el INE, indicador coyuntural de fecundidad*) de Salamanca en el año 2009 fue de un 1,09, mientras que en España estaba en un 1,39. Para que se produzca relevo generacional este indicador debe situarse en torno al 2,1.


He leído detenidamente el informe y recomendaría su lectura a todos los que tienen responsabilidad social y política en temas de familia. En su primer apartado analiza la situación demográfica en Europa y, entre los factores que detalla, destaco los siguientes:

- Las familias europeas están en situación de cambio: disminución de la fecundidad muy por debajo del umbral de sustitución de la población desde hace varias décadas: 'invierno demográfico'.

- Declive de la familia extensa y auge de la nuclear debido, entre otras cosas, a la urbanización y cambios en los modos de vida.

- Ningún Estado miembro alcanza el umbral de la sustitución generacional, auque Francia e Irlanda, están muy cerca.

- Los flujos migratorios influyen, pero no son suficientes para para invertir esta tendencia.

 


Por otro lado, hay algunos países que marcan la pauta. Entre ellos, los escandinavos que, desde los años setenta, han aplicado políticas sociales y de formación profesional que permiten conciliar mejor la vida profesional y la vida familiar, así como una mayor facilidad de reincorporación al empleo después de un permiso parental.

- En Suecia la política familiar establecida tiene tres dimensiones: una ayuda a las familias, una ayuda a los progenitores que trabajan en forma de permiso parental remunerado y el reparto entre padre y madre del derecho a los permisos parentales remunerados.

- En Finlandia se creó en 1988 un subsidio para el cuidado de los niños en el hogar.

- En Noruega se creó en 1998 un subsidio con el fin de proporcionar reconocimiento y recursos a los progenitores que se dedican exclusivamente a criar a sus hijos.

- En los Países Bajos se ha desarrollado una jornada parcial de trabajo con el fin de poder dedicar más tiempo a la educación de los niños hasta que cumplan 8 años y va acompañada de una reducción de impuestos de 704 euros mensuales.

- En Francia, con independencia de las mayorías políticas, los subsidios familiares propiamente dichos se destinan a compensar las cargas que soporta la familia por cada hijo y favorecen a las familias numerosas. El resultado es que Francia es uno de los países europeos con índices más altos de empleo femenino y de fecundidad.

- En el Reino Unido las políticas están más centradas en la lucha contra la pobreza de las familias y de los niños.

- En Alemania, que se enfrenta a una situación demográfica crítica, ha lanzado desde hace varios años una política ambiciosa para lograr la conciliación de la vida profesional y familiar, con unos sistemas de guardería más desarrollados y una adaptación de los horarios, así como un permiso parental de catorce meses remunerado a dos tercios del salario.

La principal conclusión es que, de los estudios realizados, se deduce claramente que un porcentaje elevado del empleo femenino suele ir acompañado por un índice de fecundidad elevado, siempre y cuando se ofrezcan las posibilidades para conciliar la vida profesional y la vida familiar.

El CESE apoya firmemente la idea de designar 2014 como el Año Europeo de las Familias y de celebrar el vigésimo aniversario del Año Internacional de la Familia de las Naciones Unidas. Es más, los miembros de este comité declaran que el futuro de las sociedades reside en las generaciones futuras y estas verán la luz en el seno de las familias. Pero además, confirman que existe un factor determinante en la decisión de fundar una familia: la esperanza de un futuro mejor. Y declaran que los gobiernos, de los estados, de las regiones y de las ciudades, son responsables de la esperanza de los pueblos que gobiernan.


* Este índice se calcula hallando el número de hijos por mujer en edad fértil en un periodo de tiempo determinado.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: