Mariaamor silueta original

Palabras para mis inquietudes

María Amor Rodríguez Blázquez

TAMBIÉN SE CRECE DICIENDO ADIÓS

En nuestra vida hay muchas ocasiones, en las que nos sentimos obligados a decir adiós a personas que nos importan o han sido parte importante en nuestra vida.

 

Concretamente en el caso de ruptura con la pareja, se suele sufrir más por aguantar las ganas de volver a tener una cita con la otra persona, volver a tener un contacto, poder decir lo que sientes en este momento,  que con la propio ruptura, esta suele ser rápida, y el tiempo que tardamos en hacernos a la idea, ayudan a sobrellevarlo, lo malo viene cuando pasa el tiempo, empiezas a sentir la soledad, y el corazón se ablanda, solamente recordarás las cosas bonitas que viviste con esa persona, no es bueno que te permitas ser débil e ir detrás de alguien que no te necesita o que ni si quiera le interesa  donde estás.

 

Si eres débil te harás daño a ti mismo. Debes tener el suficiente amor propio, para tomar esa decisión pensando en ti, en tu persona, decir adiós es de valientes y tendrás que serlo para poder romper totalmente.

 

Sería genial que todo fuera más sencillo y que el proceso del olvido fuese rápido y no doliese,  pero todos sabemos que no es así, aun siendo tú la persona interesada en decir adiós, siempre duele y cuesta, hay que romper con las costumbres, con los recuerdos, con las manías, con las palabras “nuestras”, todo esto lleva un proceso, que ira pasando con el tiempo siempre y cuando estemos dispuestos a ello, no olvidaremos si nuestro corazón y nuestra mente no están dispuestos por mucho tiempo que pase, no conseguiremos olvidar.

 

Es necesario decir adiós, dejar ir, y esto se realiza pasando por un duelo, este duelo se debe llevar poco a poco y pasando por todas las fases, gestionando todas las emociones, pensamientos, y conductas que cada etapa requiere. Si solo no eres capaz de sobrellevar esta situación, no dudes en ponerte en manos de un profesional que te guiará y acompañara en este proceso.

 


Mi consejo, es que lo mejor que se puede hacer es liberarse de todo lo relacionado con esa persona, aléjate de quien no te necesita y de todas las emociones que esa relación te ha ido creando y que han sido un lastre para tu desarrollo como persona, todo esto te va a permitir avanzar, debes decir adiós para ser quien eras y para crecer.

 

“El señor escucha las preces de los que piden para olvidar el odio. Pero está sordo para los que quieren huir del amor” Paulo Coelho.

 

www.gabinetetrabajosocialavila.es
María Amor Rodríguez Blázquez.
Orientadora familiar y de pareja.

 

Comentarios

jose miguel 26/11/2015 18:15 #1
cada pensamiento es una ayuda Gracias

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: