Mariaamor silueta original

Palabras para mis inquietudes

María Amor Rodríguez Blázquez

Las preocupaciones

Las preocupaciones nos debilitan físicamente y nos desgastan emocionalmente, haciéndonos perder el tiempo que podríamos utilizar en mejorar nuestra calidad de vida y nuestras relaciones.

 

Trabajando este tema con una persona del despacho, hemos utilizado para trabajar este tema un libro que explica de una manera muy clara lo que entendemos por preocupación, lo asemeja a una tomatera, donde desde que plantamos la semilla, que sería el origen de la preocupación, poco a poco vamos regando, y regando, es decir, alimentando esa semillita para que se vaya haciendo grande y fuerte, y en realidad es lo mismo que hacemos con nuestras preocupaciones, estas crecen cuanto más las cuidemos, y las alimentemos.

 

El lado positivo de las preocupaciones, está en la identificación de un problema y  en la necesidad de buscar solución, si no lo hubiésemos identificado no estaríamos preocupados por el simple desconocimiento del mismo.

 

Este tipo de preocupación, que hace que toda nuestra energía se centre en solucionar este problema, llega a ser positivo para nosotros, poniendo en alerta a nuestro organismo y activándolo para buscar una mejor respuesta.

 

Pero también existen las preocupaciones “tomateras” como ya os he comentado, este tipo de preocupación se refiere a los pensamientos repetitivos que nos causan inquietud, ansiedad o temor, pero que no nos llevan a buscar una solución. 

 

Simplemente están en nuestra cabeza creciendo, alimentándose de ellos mismos, de nuestro malestar físico y psicológico.


 El primer paso para controlar una preocupación y el más importante es identificar esa preocupación, para conseguir esto, debemos elaborar un registro de todas las situaciones que me hacen sentir mal a lo largo del día.

 

Identifico y analizo cual es la preocupación que afecta al desarrollo de mis actividades diarias.

 

Imponte un tiempo limitado de dedicación a esas preocupaciones, 30 minutos diarios por ejemplo, y todas las demás preocupaciones que tengas durante el día y que estén fuera de ese tiempo las vamos a meter en una caja fantástica que hemos creado en nuestra imaginación, la cual tienen un cerrojo automático que solo se abrirá a la hora que estipulemos como nuestra hora de las preocupaciones (esa media hora), esto te ayudará a no regar en exceso la tomatera y poder ir controlando esos pensamientos.

 

Si no consigues controlar estas preocupaciones no dudes en contactar con un profesional. www.gabietetrabajosocialavila.es

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: