Mariaamor silueta original

Palabras para mis inquietudes

María Amor Rodríguez Blázquez

EL DIVORCIO

El divorcio se define como la disolución del matrimonio. Pero aparte de una mera definición, el divorcio conlleva normalmente para las personas que llegan a él, una situación difícil y estresante, donde se mueven todos los puntos importantes de nuestras vidas y donde se suele poner precio a todo, la casa, los platos, los vasos, el cuadro de mi abuela, pensión a los hijos…


Cuando una pareja se da cuenta que se encuentra en una situación crítica, debe poner todo de su parte para poder resolver de la forma más adecuada si las dos personas quieren solucionar esa situación, es bueno que lo hablen y en la mayoría de las ocasiones es bueno que se pongan en manos de una terapia de pareja, donde se valorará la situación y se realizará la intervención adecuada, para que ellos sigan estrategias.


Cuando una pareja o una persona de la pareja, llega a plantearse el divorcio es porque la situación ya es irremediable. Si se tiene una pequeña luz de duda, siempre hay que intentar recuperar la pareja y no tomar decisiones sin más.


En fin, después de pensarlo, de tener dudas, de hablar con la pareja, de un día quererle, y otro día odiarle,  se toma la decisión, si se decide divorciarse, entonces es cuando siempre se debe hacer todo lo posible para que la ruptura sea lo menos traumática posible tanto para la pareja, como para los hijos.


Cuando hay niños de por medio, debemos tener claro, que ellos desconocen o deberían desconocer los problemas de pareja que existen, de repente se encuentran que su vida va a cambiar y no saben por qué, para facilitarles la situación  hay que hablar con ellos, explicarle bien las cosas, nunca hacerles sentir culpables de esa situación, hacerles entender que aunque los padres se divorcien, eso no cambia en absoluto el amor que un padre o madre tiene hacia su hijo, y nunca deben ser testigos de las discusiones que se pueden llegar a tener mientras se está en el proceso.


Siempre que se pueda, se debe tener un divorcio razonable, donde las partes puedan tener una buena comunicación y diálogo.


Para llevar a cabo un divorcio de mutuo acuerdo es bueno ponerse en manos de un mediador familiar, el cual será un punto neutro en el divorcio y nos ayudará a negociar un convenio regulador, que sea lo más favorable para las dos partes, y que facilite el trabajo a la posterior sentencia de divorcio del juez.


Gabinete Trabajo Social Ávila, dispone de un servicio de mediación familiar, de terapia de familia, que te puede ayudar en todo lo relacionado con la pareja. Además  se realizan peritajes sociales privados, que te pueden ayudar a la hora de un divorcio no amistoso o con problemas en la custodia, situación económica, visitas, etc…


No dudes en contactar: www.gabinetetrabajosocialavila.es

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: