Clopez 80x111 original

¡¡¡Oído Cocina!!!

Carlos López Martínez

!Sí, somos raros!

ÂżTememos lo raro? ÂżLo diferente? ÂżNos asustan las novedades? Llevo ya un tiempo reflexionando sobre este tema y cuestionándome el porqué, la mayoría de personas con las que me cruzo, incluso compañeros de gremio, o algunos de mis jóvenes alumnos, rechazan la cocina erróneamente llamada €œmoderna€.

Hemos aceptado como nuestra la cocina rápida, con sus aditivos, dejando de lado aquellos sabores reconfortantes de la gastronomía tradicional, sin embargo no aceptamos los retos que nos propone la cocina de algunos de los cocineros más reconocidos en la actualidad.

Lamentablemente en los últimos años se fue unificando o más bien globalizando la gastronomía. Quién nos iba a decir que los Kebabs de origen turco tendrían una aceptación masiva, o que el pollo rebozado servido en cubos de cartón iba a cuajar en un país con una riqueza gastronómica tan variada como la nuestra. El ritmo de vida que llevamos, los restaurantes de comida rápida, la publicidad€Ś nos han acostumbrado a devorar pero no a comer, a disfrutar del placer de la comida, impidiendo apreciar sus mil y un matices, sensaciones, experiencias€Ś que nos propone la cocina actual.

Después de esta tormenta de opiniones vayamos al grano, nos cuesta creer en nosotros, en nuestro potencial. Contamos con Ferrán Adriá, precursor de técnicas impensables, que ha roto las normas no sólo de la cocina tradicional, sino que ha sido capaz desplazar la nouvelle cuisine, que tantas satisfacciones había otorgado a la cocina francesa. Más aún, al mejor cocinero del mundo le siguen otros muchos -Arzak, los hermanos Roca, Andoni€Ś- que nos están permitiendo situar la cocina española en lo más alto. Aún así y con todos los esfuerzos y reconocimientos internacionales, parece que no hemos asimilado el éxito.

Detrás de todo esto puede ser que culturalmente sigamos pensando que todo lo que viene de fuera es mejor. Eso explicaría cómo nuestros centros comerciales franquiciados se parecen cada vez más a los que veía en mi infancia en las series y películas americanas. Puede que en nuestro subconsciente tengamos esos clichés marcados a fuego e intentemos reproducirlos ahora.

En definitiva parece que en lo que a novedades se refiere, solamente las aceptamos si van acompañadas de €œBlutuz€, pantalla plana o €œsensor de algo que no uso€. Es un hecho que la cocina está cambiando, creo que ya es hora de aceptar nuestros logros, y dejarnos llevar, introducirnos en toda una cultura como es la gastronómica, que nos haga disfrutar, y sobre todo que nos permita sentir.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: