Cbarbero 80x111 original

Motivación

Concha Barbero de Dompablo

Un foco de optimismo

 

A nadie se le escapa que la etapa actual requiere una gran dosis de automotivación para para poder vivir de forma digna y Âżpor qué no? próspera. No me refiero a conseguir un mejor coche, una casa más amplia o acaparar bienes y dinero, por si acaso. Todo lo contrario. Tal vez uno de los retos de este siglo es el de aprender a convivir con la incertidumbre y sacarle partido para ser más creativos, menos previsibles, más dinámicos. Saber que no tenemos nada seguro puede ser un modo de eliminar el aburrimiento y la rutina: no podemos dormirnos en los laureles y ello nos impulsa a agudizar el ingenio.

La sociedad necesita personas activas, contentas consigo mismas, positivas, alentadoras, vitales, que tiren hacia adelante, que dejen de mirar atrás y que valoren el presente en la medida en que es lo único que realmente tenemos €œseguro€ y lo que va creando eso de lo que tanto hablamos y que llamamos futuro.

Los ciudadanos de a piepor fin nos estamos dando cuenta de que ya no es suficiente con vivir de las rentas, que hay que evolucionar a marchas forzadas, y que se debe y se puede hacer sin ansiedad ni preocupación, sino con una mezcla de serenidad y pasión.

ÂżQué es la motivación? Según una de las definiciones de la RAE para esta palabra:

€œEnsayo mental preparatorio de una acción para animar o animarse a ejecutarla con interés y diligencia€. Es decir, es algo que precisa voluntad y disciplina, cualidades que todo ser humano puede desarrollar.

€œLa motivación es un estado interno que activa, dirige y mantiene la conducta€, se indica en la Wikipedia. Por consiguiente, parte de dentro y tendrá su repercusión fuera.

Aunque a veces estemos confundidos y perdidos, en el fondo, todos tenemos una idea de qué nos puede motivar. El primer paso para conseguirlo es estar dispuesto a ello, elegirlo mentalmente. Es decir, se puede optar por:

  • Situarse en el grupo de personas que sólo se sienten felices ante estímulos externos y que se quejan cuando esos estímulos desaparecen.
  • Estar entre la gente que se traza un camino que le hace sentirse bien, porque toma decisiones  y las desarrolla conforme a sus inquietudes.

Hoy día, automotivarse no es una recomendación, sino una necesidad. Y, cuando se prueban sus beneficios, pasa de ser una necesidad a un placer. De todo ello - y de algunos ejemplos prácticos basados en la realidad- profundizaré en otras entradas de este blog que hoy inauguro, tratando de aportaren él un toque de optimismo realista, objetivo y estimulante.

Todos, sin excepción, traemos de serie un gran paquete de iniciativa y creatividad, y sería un error irnos de este mundo siquiera sin desembalarlo.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: