Loreto original

Maternando

Loreto Cibanal
Método Estivill

¿Infanticidio legal?

Muchos, si no todos, nos hemos horrorizado por la demente idea de los expertos en ética médica vinculados a la Universidad de Oxford que aseguran el derecho de los padres a matar a sus bebés recién nacidos pues “son irrelevantes moralmente”.
Lees esto y se te queda cara de tonto y una mala leche… yo no sabía si llorar, reirme o irme a vivir a la última cima inhabitada de este planeta para mantener a mis hijos alejados de este mundo que les estamos dejando como herencia.

Finalmente decidí quedarme aquí, ya lo veis; y ni lloré, ni reí, la mala leche sí que la recuerdo, pero creo que decidí borrar de mi mente esta noticia hasta que esta tarde en una conversación con una mujer maravillosa apareció el tema de nuevo. Llegué a casa y busqué de nuevo el artículo (en realidad la noticia en la prensa española sobre el artículo de la polémica) y he decidido escribir sobre esto.

Tras respirar la noticia, me he dado cuenta que tras el sentimiento de enfado e indignación del principio, surge una cierta… no alegría pero sí un sentimiento de cierta satisfacción porque a veces es necesario algo tan escandaloso para que muchas personas tomen consciencia de otras… en el fondo tienen razón: ¿qué diferencia hay entre matar a tu hijo de 20 semanas, de 14, de 9, o a tu hijo de 40 semanas? Ambos son asesinatos, o ambos no lo son… y ambos son TU HIJO, pero no podemos decir que unos sí y otros no… tan inviable es un bebé extrauterino de 40 semanas como uno intrauterino, de 23 por ejemplo, sin la atención constante de su madre o de al menos un adulto dispuesto a ejercer de tal…

¿Por qué somos tan hipócritas en esta sociedad? ¿por qué nos escandalizamos de algo que estamos haciendo a diario? Si de moral hablamos, casi todos somos irrelevante en esta sociedad super-moderna en la que estamos. Estoy convencida de que cada vez pensamos y tenemos moral o ideas propias menos personas, la mayoría vamos siguiendo una corriente ideológica o moral porque nos parece ‘guay’ o diferente o porque se lo hemos oído a algún famoso o popular, sin pararnos a pensar si realmente estamos de acuerdo y sin sopesar todo lo que conlleva, detrás de muchas ideas o corrientes lo que subyace es una MENTIRA, un atentado contra lo natural y contra el propio progreso aunque muchas se defienden con la bandera del progreso y la modernidad.

El aborto por ejemplo ¿es progreso? ¿es moderno? ¿es moral?. No, no es ninguna de esas cosas, es un atentado contra nuestra especie. Todo lo que nos hemos dedicado a hacer desde nuestra aparición ha sido evolucionar como especie para luchar por la supervivencia, hemos progresado porque hemos luchado y nos hemos adaptado para vivir. Nuestra naturaleza, nuestro instinto nos lleva a proteger a nuestra especie, a nuestras crías y ahora las estamos matando nosotros mismos, ¡¡¡somos nuestro principal depredador!!!!.

El aborto no es un derecho de la mujer, es un atentado contra ella, y las mujeres cuando abortamos no estamos haciendo lo que queremos con nuestro cuerpo, estamos matando a nuestros hijos, esta es la verdad. Cada uno puede justificar con la mentira que quiera este acto, pero todas las mujeres que han tenido en su útero un hijo, aunque sea tan solo unas semanas, saben que ese bebé era algo diferente a ella y que además no es suyo, ha participado en su gestación pero no es suyo, cada persona es un ser libre con una historia, una vida y una misión por vivir, los padres, la familia, las personas que nos quieren están para acompañarnos en ese camino pero no somos de su propiedad ni tienen derecho a decidir sobre nosotros; bueno pues yo creo firmemente que tampoco pueden hacerlo mientras estamos en el útero.

Ya se sabe que cuando nacemos tenemos 40 semanas de vida, que lo que ha sucedido en ese tiempo nos ha marcado desde el punto de vista psicológico y biológico, además de la aportación genética de nuestros padres esas 40 semanas de vida forjan nuestra personalidad y supongo que dentro de esta está la moral o los valores. Entonces ¿hay relevancia moral o no en el bebé, nacido o no nacido? Yo creo firmemente que sí, pero obviamente no puede mostrarla con nuestro lenguaje. ¿Por qué nos permitimos ‘etiquetar’ a nuestro bebé desde las pocas semanas de gestación diciendo que es ‘guerrero’ por ejemplo si nos hace tener naúseas atribuyéndole una voluntariedad e incluso sentimientos, y en otras ocasiones le negamos cualquier cualidad que le pudiera diferenciar una piedra o un mueble?. ¿Por qué…? En fin, tengo tantas preguntas...

Ahí os dejo mi reflexión, ahora ya entre triste e indignada por todas esas mujeres que sufren tanto, tantísimo, a veces en silencio y en soledad, por no poder tener a sus hijos en sus brazos.

No recuerdo de quién es esta frase pero me encanta, “Ninguna mujer está preparada para tener el vientre y los brazos vacíos”.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: