Loreto original

Maternando

Loreto Cibanal
Método Estivill

Educación, formación…

En los últimos días he estado cuestionándome muchas cosas acerca de la educación de mis hijos. Ayer mismo mientras conducía le daba vueltas a lo relativamente fácil que es tener controlados los valores que se transmiten a los niños pequeñitos y bebés, pues su entorno es poco más amplio que el estrictamente familiar.

Una vez que los niños comienzan el cole (en la escuela infantil es más fácil saber cómo se trabaja) te das cuenta de que tienes que estar con mil ojos... hay influencias muy fuertes e incontrolables que son los propios compañeros, yo recuerdo cuando oía hablar a mis padres de la importancia de los amigos cuando yo era casi adolescente y ahora viene a mi cabeza mil veces aunque mis hijos son aún muy pequeños. Es algo que me preocupa muchísimo, ya no tanto por los niños sino por los padres y los valores que éstos transmiten. ¡A veces entro espantada del parque, y eso que salgo poco!

Pero hay una influencia muy, muy importante que son los maestros. Por muy bonita que sea la línea que se dice llevar desde el Centro, luego hay que cruzar los dedos para ver qué profesor ‘te toca’, pues puede ir totalmente en contra de lo que tú transmites en casa. Hoy sin ir más lejos, y ésta junto con lo que he contado antes ha sido la razón por la que estoy escribiendo sobre esto ahora, ha llegado mi hijo mayor del cole contando cómo le ha dolido el trato que se le ha dado a un niño de su clase con NEE… decía (palabras textuales): “mamá he estado a punto de decirles ¿no os dais cuenta de que X es un niño especial?”. Que eso lo tenga que contener un niño de 8 años para no decirselo en alto a unos profesores me parece extremadamente grave, y por otro lado me enorgullece que sea así y que no le pase desapercibido. Por otro lado me duele que no se haya sentido lo suficientemente libre como para poder decirlo.

Es una pena que el cole en algunos casos se haya convertido en algo tan competitivo como el mundo laboral en cuanto a los resultados académicos con una gran exigencia para alumnos, y padres, en el tema de las tareas que se llevan para casa, con lo que estoy totalmente en desacuerdo, y que no haya una preocupación total por el respeto y atención humana hacia los niños.

Ayer, en la presentación del proyecto de fin de máster una de mis compañeras , que es maestra de Educación Infantil, decía haber releído el DCB de Educación Infantil estos últimos días y que veía que los estudiosos o expertos de Educación escribían muy bien (en tono irónico) pero que luego tanto los maestros, como los padres, inspectores y demás personas implicadas no facilitábamos ese respeto al ritmo e individualidad de cada niño… y los primeros culpables somos los padres, eso lo tengo claro, que nos preocupamos de que nuestro niño ‘salga leyendo’ de Educación Infantil, por ejemplo, aunque eso le cueste ir contra su propia evolutiva y ritmo.

Resumiendo: me gustaría que lo que se transmitiese desde el colegio fueran valores positivos de respeto además de los claramente relacionados con lo académico y manifestar mi oposición a ejercer de maestra de mis hijos durante más de una hora diaria pues ni ellos ni yo debemos trabajar más que cualquier otro trabajador y porque va claramente en contra del interés natural que todo niño tiene por aprender, si no se le somete a rígidas estructuras sin sentido totalmente anacrónicas para el mundo tecnológico y estimulante en el que viven actualmente.

Os invito a ver este vídeo:


Y por otro lado, a quienes desde casa a veces os planteáis dudas en la educación de vuestros hijos cuando aplicáis una crianza con apego o respetuosa, os animo a seguir con ella pues es lo que más satisfacciones os va a dar, o al menos esa es mi experiencia.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: