Loreto original

Maternando

Loreto Cibanal
Método Estivill

Acompañamiento a la maternidad

Es curioso como uno de los momentos más felices en la vida a veces se convierte en un punto de inflexión en nuestras vidas y no siempre para bien.
Prácticamente todas las mujeres durante nuestro embarazo y/o puerperio sentimos dudas. Dudas sobre nuestra capacidad para ser madres, dudas sobre el futuro económico, sobre si seremos capaces de darle lo mejor a nuestros hijos, sobre… sobre mil cosas y muchas de ellas jamás te las habrías planteado sino fuera por la tremenda responsabilidad que supone ser madre.

Cuando con la distancia analizas esas dudas te hacen sonreir pero el estado hormonal que supone el embarazo y el puerperio hace que todo sea valorado de un modo diferente. De cualquier modo creo que los padres cuyo estado hormonal debería ser similar al de cualquier otro momento de sus vidas también tienen muchas dudas en esos momentos y no me refiero a la talla de pañal a si tienen gases o cólicos, o cosas mas o menos triviales, quiero decir que el recibir a un bebé, a un hijo es un momento mágico y maravilloso pero también conlleva una carga de responsabilidad que no es comparable a ninguna otra.

En estos momentos lo que menos necesitan las parejas son los adoctrinadores discursos de las madres, suegras, tías y sabiondos/as varios que aparecen por casa tras el feliz acontecimiento. Por desgracia tampoco tenemos establecido ningún apoyo institucional/profesional, de forma general, aunque sí me consta que en algunas comunidades autónomas existen las sesiones postparto donde bajo la dirección de una matrona los recientes papás y mamás pueden compartir sus temores, dudas y experiencias con otros en su misma situación.

Por otra parte, en caso de su existencia también es cierto que se da una atención genérica desde el punto de vista y con la ‘ideología’ de la matrona que corresponda por lo que no se atiende a la realidad individual de cada pareja o familia. Así que desde aquí reivindico:

1. La existencia de sesiones postparto de apoyo a la maternidad y lactancia materna desde la sanidad pública.

2. La atención personal e individualizada al embarazo y sobretodo al postparto para prevenir depresiones postparto y trastornos futuros en los bebés.

3. La posibilidad de elegir entre diferentes profesionales para realizar tanto la preparación al parto como el postparto en función del planteamiento más o menos natural o respetuoso de la maternidad y no solo en función del distrito o zona sanitaria.

4. La presencia de especialistas sobre los temas a tratar en las diferentes sesiones como asesores de lactancia, educadores de masaje infantil, osteópatas craneosacrales, fisioterapeutas expertos en suelo pélvico, etc.

Sé que se trata de una utopía especialmente en la situación económica actual pero sería exigible que al menos se de información de la existencia de los diferentes profesionales que pueden ayudar a los papás y mamás si se encuentran ante distintas necesidades o situaciones que pueden hacer que el proceso de vínculo con sus bebés no sea lo sano que debiera ser y que esto a su vez dificulte el sano desarrollo del bebé o una posible depresión postparto de la madre.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: