Eu original

La mano invisible

Frederico de Sousa

"Laissez faire, laissez aller, laissez passer"

Los cinco años que llevamos de crisis han dejado por el camino una caída acumulada del Producto Interior Bruto (PIB) de más del 5% y más de seis millones de parados, estamos sin duda en ese punto de "inflexión", después de asimilar por parte de todos que realmente estamos en crisis, y nos hemos quitado de la cabeza esos "brotes verdes". Parece obvio, pero lo primero es tener una consciencia real, por parte de todos, de lo que está pasando y cuáles son los motivos de los mismos.

 

Ahora algunos definen una crisis inmobiliaria o la crisis de los productos tóxicos, pero se puede decir que es una crisis muy similar al del Crack del 29, aunque esta vez los estados han participado antes, de una forma u de otra, para evitar esa percepción.  En España tenemos un mal particular, debido a la burbuja inmobiliaria, y consecuentemente la quiebra del gran tejido empresarial español, la construcción. Pero no me refiero sólo a los albañiles y arquitectos, sino también a esas fábricas de puertas, de baños, de ventanas, cerámicas, etc... Toda una industria que ha sido mermada.

 

Hemos superado aparentemente el Rescate a España, pues no necesitamos ser muy inteligentes para ver que podría ser insoportable tener a una Troika con medidas de austeridad que no llevan a ninguna parte, eso sí, tenemos el lio de las Cuentas Públicas que va a requerir el  rediseño del sector público en vista de las poco acertadas intervenciones de Mas y del PSOE  pidiendo un sistema federal, ponen en causa el funcionamiento del modelo autonómico. 

 

Hay que hacer reformas estructurales para aumentar la eficiencia del sistema fiscal español, a pesar de tratarse de uno de los países con los tipos más altos del mundo desarrollado, es una de las potencias con menos recaudación en porcentaje de su PIB.

 

También esperamos con inquietud los resultados para este 2013, del rescate a la banca y la creación del banco malo SAREB (Sociedad de Gestión de Activos Procedentes de la Reestructuración Bancaria).

 

Pero lo más complicado será mudar el modelo productivo español, incentivar a los poseedores de capital que inviertan su dinero en la creación de empresas/empleo, con lo que deberíamos replantearnos activar de nuevo, el antiguo el sistema de financiación de las Cámaras de Comercio, que en gran medida son los que forman y ayudan de forma eficaz el tejido empresarial local, bien sea en el mercado interno o externo. Además, si viajamos un poco (a nivel empresarial) nos damos cuenta de las innumerables ventajas de tener una Cámara de Comercio en cada provincia, la envidia de cualquier país avanzado.

 

No podemos pensar que los problemas del desempleo en España pasan por resolver la financiación de las empresas, pero es un tema que podría evitar el despido de los pocos que siguen trabajando. ¿Cómo formar/preparar a los emprendedores  que venían del sector inmobiliario?,  ¿de forma a qué puedan reactivar la economía?

 

Otra cuestión sería, formarles ¿en qué? ¿En qué son buenos los españoles? Turismo, vale, sabia la respuesta, pero ¿podemos fabricar algo? ¿Hay margen para tener alguna industria en España? ¿Hay un mercado internacional receptivo a los productos españoles? Pese a la crisis, y los patriotas del Comité Olímpico Español, la Marca España está bien, ¡¡saquemos partido de ella!!

 

Últimamente solo hablamos de la prima de riesgo, de la deuda española, de las cuentas en paraísos fiscales de algunos, pero no se habla de creación de empleo. Este es el tema que debe preocuparnos, pues la única forma de salir de este lió es crear empleo. Insisto, empecemos dejando hacer a los que saben, devolvamos las condiciones para que las Cámaras de Comercio puedan volver a prestar sus recursos, su experiencia a los emprendedores, de forma local, "déjenlos hacer.."

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: