Inda jaus original

La cuarentena

Inda Jaus
Blog de Inda Jaus

Una curiosidad

Como estoy de vacaciones en uno de esos sitios en los que es milagro tener cinco minutos de conexión a internet, me ha dado por rebuscar en “Mis documentos” (nada como quedarse sin red para que nos dé por la cyberarqueología) y ha aparecido una hojita de notas en la que, en algún momento, escribí una serie de preguntas que no tienen respuesta y algunos consejos, y que dejé ahí, en algún disco duro de mi pasado, esperando a aparecer hoy.
Debió de ser en un período de esos en los que no encontraba trabajo y me planteaba nuevas tácticas. Sí. Esas que las madres nos dicen que no utilicemos nunca-jamás, pero que la experiencia (ajena, por supuesto) nos demuestra que son verdaderamente eficaces.

Sea como sea, después de cien cursos de estrategias de búsqueda de empleo, he leído ese documento y no he podido evitarme un reproche: ¿por qué si ya entonces tenía tan claras las claves del éxito, no lo hice? No será por falta de pelotas, porque me he metido en jardines oscuros y peligrosos como selvas amazónicas, de los que no he salido ni mucho menos airosa, pero, al menos, sí viva. O no, no lo tengo claro. No. Supongo que ha sido por falta de ambición. Y visto lo visto, como defecto, hasta mola.

En fin, he aquí el hallazgo que comparto hoy con vosotros:
  • Abro la puerta del despacho y me encuentro ante un Bang&Olufsen (léase Arthur Andersen) de manual. ¿Qué le impresionará más: mi experiencia profesional o la gracia con la que me muevo sobre estos tacones de 13 cm?
  • ¿Qué me abrirá más puertas: mi dominio del francés o del inglés? Es para ponerlo en mi cv en el orden “correcto”.
  • Si tengo que volver a hacer un psicotécnico para un puesto de mando intermedio para abajo, recordar no terminarlo bajo ningún concepto: apenas pueden soportar tu 180 de estatura; si es de CI, no te lo perdonarán en la vida.
  • Ensayar muchas veces en el espejo esa sonrisa de gilipollas que “ellos” suelen considerar “enigmática y encantadora”. Te vendrá muy bien cuando lo que dice tu interlocutor te interesa lo mismo que la reproducción de la mosca del vinagre. También será útil cuando tengas que morderte la lengua y aguantar un chaparrón de estupideces.
  • Olvidar lo que decía la abuela: “Antes muerta que secretaria”. La abuela no sabía que la mano que maneja la agenda es la mano que domina el mundo.
  • Mmmmm… Olvidar todo lo anterior. No serás capaz. Dentro de 15 años leerás esto y sonreirás pese a que no lo conseguiste. Tontorrona.

inda.jaus.tribu@gmail.com

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: