Inda jaus original

La cuarentena

Inda Jaus
Blog de Inda Jaus

No volver a tener miedo jamás€Ś

Hoy he tomado café con mi amiga C. en una terracita de la Plaza. Hemos hablado de las tonterías habituales y de otras nuevas. Me gusta mucho cómo suena su risa, sobre todo después de estos años en los que la vendía cara. Pero hoy estaba radiante, alegre, risueña e ingeniosa. Como antes. Como siempre. Y en un momento dado, saltándose nuestro pacto de no abordar lo innombrable, ha empezado a hablar€Ś

€œÂżSabes Inda? Lo de empezar de cero está mal entendido. Para la mayoría es una metáfora que se refiere a lo profesional, o a su relación con otras personas. Pero cuando has sido maltratada psicológicamente por tu pareja, empezar de cero es exactamente eso: buscar tus propias células madre para reconstruir a un ser humano, el tuyo, del que no queda ni rastro. Nada de nada; no hay por dónde empezar. Te das por satisfecha con haber sobrevivido, pero en cuanto pasa esa euforia te miras 'p€™adentro' y el panorama es desolador: solo hay vacío y oscuridad. Es el precio de que haya pasado por tu vida un vampiro. Porque los vampiros existen, Inda€Ś y a primera vista suelen ser encantadores. Pero son insaciables a la hora de extraerlo todo de ti, hasta el más íntimo de tus pensamientos.€

Reconozco que he tenido la respiración contenida un buen rato, como si el más leve gesto pudiera interrumpirla después de siete años de silencio, temerosa de cometer sacrilegio. Esta mujer brava y luchadora a la que un mal paso dejó hecha un trapo, me había escogido como testigo de un momento único. Así que me encendí otro cigarrillo y me apoyé en el respaldo de la silla en silencio, mirándola y con ganas de seguir escuchando.

€œSon depredadores de primera: te van aislando de la manada poco a poco: Fulanita no te conviene€Ś Menganito te va a hacer la cama cualquier día€Ś Si me quieres, no quedes con Perentanita, que me detesta€Ś Ten cuidado con Zutanita, que no quiero que te hagan daño€Ś !Pum! !Pum! !Pum! Se van cargando una a una a cada persona de tu entorno, y consiguen que tú misma creas que las decisiones han sido tuyas. Así es como te ponen exactamente donde quieren: a los pies de su cama y de su cocina, sintiéndote afortunada por tenerlo a él, cuando ya no tienes nada más€Ś Pero pronto empiezan los reproches: ÂżDónde está la alegría que me enamoró de ti? ÂżQué fue de tu espontaneidad? Cada día eres menos creativa en la cama€Ś y ya sabes que el sexo es importante para m퀦 Y es cierto que cada vez das menos, porque se te va vaciando el depósito de la vida. Los vampiros sacan, pero nunca repostan, Inda. Lo único que te dejan es el miedo. Un miedo irracional a 'nosequé', porque nada puede haber más terrorífico que estar con ellos. Pero estás tan indefensa como si acabaran de parirte en medio de la jungla. Seguir con él te matará, pero si le dejas morirás. Esa es la decisión a la que crees que te enfrentas. Y sigues, y sigues€Ś sabiendo a ciencia cierta cuál es el final".

"Yo tuve suerte, Inda, porque erais unos cuantos los que estuvisteis al quite y recogisteis los despojos. Pero cada día, cuando camino por la calle, me voy fijando en los ojos de las mujeres con las que me cruzo y veo demasiadas veces esa sombra diabólica: el miedo, Inda, el miedo€Ś€.

Luego hemos seguido hablando de la última entrada de Miss P. y hemos decidido escaparnos juntas unos días adónde el viento se lleve todo lo malo€Ś

A los vampiros, estaca. No esperes a los moratones. Teléfono contra el maltrato: 016

Y para lo que quieras: inda.jaus.tribu@gmail.com

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: