Inda jaus original

La cuarentena

Inda Jaus
Blog de Inda Jaus

El mundo de A.

Corren tiempos extraños para los humanos de a pie. Y más aún para los humanos de a pie que se encuentran en la cuarentena. Y si son “humanas”, ya ni os cuento. Justo ahora que estamos en esta especie de catarsis personal que son los cuarentaitantos, va y comienza el derrumbe generalizado del sistema que nos parió. Nos educaron en la creencia de que la estabilidad era el objetivo a batir. Y ahora resulta que se mueve el suelo bajo nuestros pies. Y tras nuestras recién estrenadas gafas para la incipiente presbicia, llevamos puestas miradas de desconcierto.
A. lo hizo todo bien: la Primera Comunión a los siete y la Confirmación a los quince. La Selectividad aprobada en junio con notable. Corrían los años 80 y fue el oxígeno que necesitaron sus padres cuando su hermano mayor se pasó de listo con la heroína. La desvirgó un compañero de la facultad cuando estaba en primero de carrera, pero su primer novio serio fue L., con el que se casó en cuanto él aprobó la oposición. Después tuvo a sus dos niños y mientras los criaba llegó la enfermedad de su madre… Todo en forma y plazo. Todo como Dios manda. Visto así, la historia y el mundo de A. es un clon de varios millones de historias y mundos. Por muy especiales que nos creamos o, incluso, que seamos.

Pero A. ha cometido el inevitable error de hacer un balance de su vida ahora que cumple los 42. Todo empezó con un inocente brindis. En menos de 50 palabras alguien había resumido sus logros. Y no se dejaba ninguno pendiente. El resultado de esa revisión ha sido demoledor: ha hecho todo lo que se supone que quería hacer. Estudios, familia, carrera… Pero, ¿cuándo decidió ella que esto era lo que quería? Lleva horas hablando conmigo, pero hablando sola, en el fondo. Intentando convencerse de que ha dado los pasos correctos. Es un auténtico shock descubrir que las cosas de la vida no se hacen bien o mal. O sí, pero ello no implica que el resultado sea el esperado o el más conveniente.

La adolescencia de sus hijos los pone a cierta distancia. Sí. Incluso emocional, aunque le cueste reconocerlo. Hace mucho que su marido no la toca. Dejó de intentarlo cuando ella llevaba ya varios meses intentando pasar desapercibida en el lecho conyugal. Y en los últimos tiempos se le multiplican los viajes y los secretos. Con su círculo más cercano hace como si le importase, pero cuando se queda consigo misma sabe que no tiene nada que reprochar. Sonríe amargamente pensando en qué calificación le pondría a su vida ahora mismo “Standard & Poor’s”. Y sonríe más abiertamente cuando piensa que, probablemente, esto tan “superespecial” que le pasa ahora mismo, también es clónico. Siente que todo se desmorona a cámara lenta a su alrededor, pero ella sigue en pie. De hecho, las personas siguen todas en pie. Puede que la humanidad se enfrente a un nuevo orden mundial, pero, sin duda, ella está preparada para afrontar un nuevo orden personal. Sólo tiene que decidir en qué isla quiere atracar.

http://www.youtube.com/watch?v=MIYGq6OPB7M

inda.jaus.tribu@gmail.com

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: