Chemaok original

In Campo Veritas

Chema Díez
Blog de Chema Díez. Tribuna de Salamanca

¿Y si el campo se queda sin ayudas…?

Los agricultores y ganaderos siempre han sido atacados por muchas voces críticas que tildan a este sector de “subvencionado, llorón…” y calificativos similares, al tiempo que destacan que “muchos utilizan las ayudas para comprarse un Mercedes”. Pero en su gran mayoría no es así, aunque haya quien no se dedique al campo ni tenga en el sector primario su actividad principal y tenga en las ayudas de la Política Agraria Comunitaria (PAC) una ‘paga extra’.

En estos tiempos complicados en los que la crisis aprieta y la rentabilidad cuesta mucho más conseguirla en caso de que se logre obtener, el campo no es ajeno a las dificultades, ni mucho menos, con precios en origen que no son muy diferentes a los de hace 30 años. No ocurre así en destino, donde el consumidor tiene que desembolsar una cantidad muy superior que siempre se llevan los de ‘en medio’.

 

Se trata, por desgracia, del debate de siempre pero al que nadie le quiere poner solución. Los gobiernos de España y Europa, los intermediarios e incluso los agricultores y ganaderos no se sientan a hablar por muchas leyes que salgan a la luz que no sirven para nada.

 

Pero las ayudas de la PAC son el tema principal y el que centra gran parte del debate en la sociedad. ¿Para qué usa la mayoría estas subvenciones? Pues para producir más y que los precios no se disparen en el mercado. De no contar con ellas, y según los propios profesionales del sector, “produciríamos la mitad y eso llevaría a una reducción de todas las materias primas con un aumento del precio de las mismas y de los productos transformados”. Y así puede ser…

 

Está claro que lo ideal es que los productos en origen valiesen dinero y que el consumidor no tuviese que desembolsar cantidades abusivas en muchas ocasiones por algo que vale unos céntimos cuando sale de la tierra. ¿Ejemplos? Patatas que el agricultor vende a 0,06 euros el kilo, el consumidor las paga casi a un euro. Éste es solo uno de ellos…

 

El presupuesto comunitario para los próximos años se ha reducido un 13%. Así, las ayudas perderán en el próximo ejercicio un 13,12% de sus fondos con respecto al periodo anterior, según la propuesta final de los presupuestos de la Unión Europea para el periodo 2014-2020 que los jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea pactaron en Bruselas hace semanas.

 

Los líderes europeos asignan una partida de 362.940 millones de euros para el conjunto de la PAC, lo que supone 54.800 millones menos que el gasto agrícola comunitario en el periodo 2007-2013.

 

Las ayudas directas a los productores y las medidas de mercado que forman el primer pilar de la PAC recogen la mayor parte de estos fondos, 277.850 millones de euros, es decir, que esta partida sufre una rebaja del 13,71 % o 44.150 millones menos que en el periodo anterior. España que recibía casi 7.000 millones, también verá reducida esta cuantía pero que aun así goza de uno de los principales presupuestos de la Unión Europea.

 

Por tanto, las ayudas para los agricultores y ganaderos que los necesitan de verdad sirven para producir más y que el mercado no tenga carencia de alimentos que harían subir los precios. No en vano, entendibles y más que justas son las críticas que apuntan hacia la duquesa de Alba que se lleva tres millones de euros de la PAC o de aquellos que tienen dos parcelas para divertirse en verano y usan el dinero de las ayudas para presumir de casa o de Mercedes.

 

Eso sí que es un ‘putada’, hablando claro, porque el resto, son necesarias para mantener el mercado menos inestable, porque está muy revuelto. Así que mejor que las ayudas sigan en su sitio, pero para los que las necesitan de verdad…

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: