Chemaok original

In Campo Veritas

Chema Díez
Blog de Chema Díez. Tribuna de Salamanca

¿Valcuevo sí, planta térmica no? ¿Valcuevo no, planta térmica sí? ¿Por qué no ambos?

La polémica por la posible instalación de una planta térmica entre las localidades de Villamayor y Valverdón, lejos de aplacarse sigue en alza. No obstante, y antes de posicionarse, es necesario lanzar preguntas al aire e intentar responderlas del modo más objetivo posible, estando o no implicado en el asunto en cuestión.

En tiempos de crisis como los actuales, ¿no es positiva la llegada de nuevas fábricas o industrias que generen empleo de forma temporal y permanente? ¿No es bueno que las empresas se fijen en la provincia para la instalación de filiales o fábricas? ¿Por qué a veces se antepone el bien propio al común? Dirían unos…


¿Por qué romper un entorno natural como Valcuevo con la instalación de una planta de biomasa? ¿Realmente no contamina y es útil para el desarrollo de las funciones? ¿No existe otro lugar para su ubicación? ¿Nadie ha pensado el trastorno que supone para los vecinos? Dirían otros…


Lo cierto es que estamos en pleno siglo XXI y una provincia como Salamanca, por desgracia, se encuentra a años luz de otras muchas, aunque sea difícil reconocerlo. No posee industria, no grandes fábricas y basa su economía en estudiantes y turistas. Está claro que estudiantes no van a dejar de venir a la cuna de la enseñanza, pero los turistas sí pueden hacerlo y ambos, también pueden ‘permitirse el lujo de gastar menos dinero’ en la hostelería.

Por ello, cualquier iniciativa que genere empleo y desarrollo para cualquier sector económico debe ser bien recibida en la provincia y la ‘futura’ planta de biomasa es una opción más para ese futuro que hay que construir siempre dentro de unas bases lógicas y dentro de la legalidad ambiental, social y económica. Sería necesario conocer las condiciones en las que vendría la fábrica, cuántos puestos de trabajo generaría y qué impacto negativo puede tener en el medio ambiente y en los vecinos de alrededor.

Vecinos que llevan varios meses denunciando que la ‘futura’ planta destruiría un entorno natural como Valcuevo (para ello han creado la Plataforma ‘Salvemos Valcuevo’), así como una contaminación acústica y un tráfico continuado de camiones las 24 horas del día que destruiría el encanto de la zona y perjudicaría también a las empresas hosteleras de la zona. Movilizaciones y recogida de firmas son su carta de presentación para evitar la implantación de esta nueva planta.

Mientras tanto, desde la fábrica no salen argumentos ni en contra ni a favor y señalan que hablarán cuando el proyecto esté en marcha y se den a conocer las ventajas para esta zona y el futuro de la provincia que, al fin y al cabo, es o debe ser lo más importantes.

Desconozco si ése es o no el lugar más idóneo para la ubicación de la planta térmica, quizá no, pero estoy no hay duda de que generar riqueza, empleo y desarrollo sí es importante y el futuro debe guiarse hacia el impulso y no el retroceso. ¿Qué sí es comprensible la postura de los afectados? Claro, y mucho, pero no es la única ni a lo mejor la válida.

Quizá haya que detenerse a reflexionar sobre el futuro… y no matar al mensajero.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: