Silueta felix fuente original

Ilusionados por la política

Félix de la Fuente

La impotencia llamada Europa

Bomba detail

Cada vez que sopla el viento, hay amenaza de que vuelen los tejados, y ahí están los bomberos –los jefes de gobierno de los Estados miembros de la UE- corriendo hacia Bruselas una y otra vez para intentar reparar las tejas que ellos mismos han roto.

Corren y vuelan -en sentido literal- pero no resuelven nada. Desde hace muchas semanas se viene hablando de la crisis de los refugiados, cuando la situación de los éstos no es una crisis, sino una tragedia. La verdadera crisis es la parálisis de la UE.

 

¿Cómo se puede tolerar el trato que están dando en Hungría a los refugiados? ¿Cómo no han tomado la UE medidas no sólo contra Hungría, sino también contra la República Checa, contra Eslovaquia y contra Polonia?

 

Según el Tratado de la UE,  la Unión se fundamenta en los valores de respeto de la dignidad humana, libertad, democracia, igualdad, Estado de Derecho y respeto de los derechos humanos (art. 2) Y en el artículo 7 dice: Cuando se haya constatado la violación de estos valores, el Consejo podrá decidir…que se suspendan determinados derechos derivados de la aplicación de los Tratados al Estado miembro.

 

Lo que está ocurriendo dentro de la Unión Europea es una violación flagrante de todos los derechos humanos. ¿Para qué sirve firmar la Convención de Naciones Unidas sobre los refugiados, como han hecho todos los Estados miembros? ¿Para qué sirve adherirse el Convenio de Derechos Humanos del Consejo de Europa, al que se han adherido todos los Estados miembros e incluso la UE?  Más aún ¿para qué sirve una Unión Europea que, con su negligencia y su incapacidad, observa pasiva e impotente el sufrimiento innecesario a que están sometiendo a cientos de miles de personas algunos de sus Estados miembros?  Esta no es la Europa de los Derechos Humanos. El problema de Europa, no son los refugiados, ni los “sin papeles”, ni el terrorismo, ni la corrupción, por muy serios que sean estos problemas. El Problema de Europa es la misma Europa, es el ansia de poder de los partidos políticos, es la partitocracia. El ciudadano es solamente un número que les sirve a los partidos políticos para su propia complacencia en el momento de las elecciones y para sentirse confirmados en su poder.

 

¿Qué tendrá que pasar para que los políticos se den cuenta de que no es esta la Europa que quieren los ciudadanos? No son los refugiados el problema de la UE. No es el número lo que cuenta. La misma impotencia que muestra la UE frente a 200 mil refugiados es la misma que tenía frente a 10 mil. El mal no viene de ahora. La situación del ciudadano europeo viene empeorando desde hace ya más de dos décadas. Lo que pasa en Europa es lo mismo que pasa en España: los políticos van muy por detrás de los ciudadanos. Ellos, que deberían ser los guías -¿no los hemos elegido para esto?-, van detrás. ¡Si al menos empujaran! Pero no, no empujan, sino que frenan.

 

Es hora de que los ciudadanos empiecen a prescindir de sus representantes, porque estos a lo único que representan es al aparato de su partido. La UE no avanza, lo mismo que tampoco avanza nuestra democracia, porque los partidos políticos no ven en los órganos del Estado y en las instituciones de la UE más que una fuente de poder y de colocación de sus incondicionales.  Y en una Europa políticamente unida ellos perderían poder económico y político. La integración europea no avanza porque los partidos políticos nacionales de todos los países lo están impidiendo. Puede parecer un poco simple o arriesgada esta afirmación, pero es la pura realidad. ¿Quién está llevando la voz cantante –mejor dicho la voz disonante- en este problema de los refugiados? Única y exclusivamente los políticos nacionales. Ellos constituyen ese monstruo que solemos denominar Bruselas. No son las instituciones de la UE las que tienen bloqueada la UNION POLÍITICA, son los jefes de Gobierno de los Estados miembros.

 

Gracias a ellos, la maquinaria de la UE es lenta, costosa, contaminante y desalentadora. O se soluciona pronto esta situación, o la UE será incapaz de resolver ninguno de los problemas que tiene ante sí, y, lo que es todavía peor, esta crisis puede acabar con el proyecto mismo de UE. Estamos ante una bomba de relojería.

 

 

Félix de la Fuente Pascual, Secretario de Acción Política de CILUS – Ciudadanos Libres Unidos

 

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: