Caraza original

Héroes Autónomos

César Valladares Pérez

Apuesta Demente por los productos locales.

"La salida a la crisis es el consumo local, el comprarle a tu vecino"

España es un país por el que pasan miles de turistas al cabo del año, especialmente en vacaciones de verano. Muchos ansían descubrir los sabores de nuestra tierra en la gastronomía, pero cada vez es más difícil encontrar autenticidad. Los grandes distribuidores a los que compra el común de la hostelería son los mismos, y la diversidad real de los pueblos que habitan la piel de toro se ha visto mermada. Hay que conocer bien la región y aventurarse en recónditos -y magníficos- núcleos rurales para conseguir, con suerte, saber algo de costumbres y cultura. Pero hay emprendedores dispuestos a cambiarlo.

 

Dani Izquierdo, nuestro Héroe Autónomo de hoy, nos abre su original casa para demostrarnos que se puede tener un bar sirviendo sólo productos de la zona. Comidas, vinos, cervezas e incluso tés, contienen el sabor del Bierzo. Desde Ponferrada, nos adentramos en Café Demente, un local lleno de diversión, cultura, humildad, pero sobretodo lo que más nos interesa, trato humano.

 

 

-¿Qué es el Café Demente?

Es un espacio ameno, cultural y bajo la idea del low cost. Salir, disfrutar y no gastar mucho dinero. El local está decorado y construido en gran medida con material reciclado. Cubrimos un vacío que había en Ponferrada, bar como punto de reunión y encuentro. Ah, y admitimos perros.

 

 

-Pero tú no eres de la ciudad, cuéntanos tu experiencia previa.

Yo nací en Barcelona, he vivido en Gijón, Bilbao y otras ciudades. Aquí llevo dos años. Pero yo no trabajaba en hostelería, me he dedicado durante mucho tiempo a la producción hortícula ecológica, también en el mundo de los deportes de montaña, que me llevaron al Pirineo aragonés. Allí compaginé la montaña con la hostelería, por épocas. No sólo bares, sino también turismo rural.

 

-¿Cerveza o vino?

Siempre cerveza. 

 

-¿Y el cliente?

También. Este es un local cervecero. Sólo tenemos un vino ecológico tinto de Villafranca del Bierzo, y un blanco. Las cervezas son artesanas y de la zona. No compramos cervezas de zonas alejadas, siempre de Galicia, Asturias, León, Bercianas e incluso de Ponferrada. Ahora mismo tenemos tres grifos de cervezas artesanales, y en breve tendremos seis. En botella sobre quince variedades, pero varía porque muchas son de temporada. El cliente confía en nosotros, prueba muchas y otras se las llevan para casa. 

 

 

-¿Café o té?

Té. Nuestra carta cuenta con tés elaborados por nosotros, nosotros recogemos la planta y la mezclamos. En nuestra carta hay veinte infusiones diferentes, algunas son permanentes y otras las vamos rotando.

 

-Lleváis esa filosofía de consumo local hasta en vuestras raciones.

Sí, no compramos en Alimerka ni compramos en Gadis. Nuestra hamburguesa es de carne berciana de primera calidad, del valle de Fornela, macerada en cerveza negra y acompañada de queso, rúcula, huevo... También hay una alternativa vegana. Pero si no quieres comer mucho, la cerveza va acompañada de un pequeño pincho. También con productos de nuestros vecinos. 

 

 

-En vuestro bar prima el producto ecológico, ¿por qué?

Doy más importancia a que el producto sea local que ecológico. Mucha gente busca el sello de ecológico y desconoce el origen del producto, aunque estamos absolutamente a favor de este tipo de agricultura. Pero hay que ponerle cara a cada mercancía, saber qué agricultor o ganadero es de confianza. El modelo de consumismo globalizado hace mucho daño a la economía, nacional y localmente. La única forma de salvar el barco es ayudándonos entre vecinos. Qué mejor manera que recurrir a la puerta de al lado, que a grandes superficies que sacan el dinero fuera del país

 

-Organizáis a menudo actividades culturales, ¿qué nos podemos encontrar a diario en el Demente?

Nuestro segundo nombre siempre fue "espacio improvisado". Pensamos en crear un centro social y no un negocio puro y duro. Partiendo de ahí hacemos teatro, hace poco vino una compañía de León que se llama Luciérnaga; música en vivo como Mr. Ce, Radio Lulú; los jueves jam session folk con muy buen ambiente y participación; ciclos de cine y debate. Parece que los bares se han convertido en lugares donde olvidar, nosotros queremos que sea un lugar donde crear. Que la taberna vuelva a ser un filandón. 

 

 

Desbordante de ilusión y autenticidad, con un compromiso ético importante y la alegría que brinda encontrarse a simpáticos perrillos correteando entre sus mesas, el Café Demente es algo más que un pequeño paraíso cervecero y tetero. Es una mesa en torno a la que hablar de los problemas, no para olvidarlos, si no para intentar solucionarlos. Al salir uno siempre desea volver, porque tiene razones para ello: un recital o una proyección, una bebida nueva o algún producto de temporada. Frente al "quiero algo y lo quiero ya" que nos vende el gran mercado, este café nos enseña que cada estación tiene sus frutos. En el fondo es enseñarnos a ser más felices con lo que la tierra nos da. A ser, al fin y al cabo, más humildes.

 

¿Con ganas de visitarlos? Aquí su dirección.

 

En su Facebook podéis saciar vuestra curiosidad (¡pero no vuestra sed!)

 

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: