Monaguillo original

Gazpacho y Cilicio

David Monaguillo
Blog de David Monaguillo. Autor de Pecados del Monaguillo.

Qué difícil es hacer el amor en un Simca 1000....

Hoy, para arrancar el post, tomo prestado este estribillo que cantaban 'Los Inhumanos' allá por los 80, y con el que aspiro a poder transmitiros los problemas que muchos sufrimos a la hora de encontrar en los locales de siempre -de barrio, castizos, no hablo de gastrobares o similar- los pinchos/platos por los que peregrinábamos hasta allí y que o bien porque poco a poco van cerrando, porque los nuevos dueños no le ponen el debido empeño y no miman el producto, porque ya no “están de moda” o porque a la gente todo le da igual con tal de que les llenen el “buche”. Pero cada día son más difíciles encontrar, y en ocasiones, uno pierde su tiempo y su dinero para localizar una buena ración de lo que sea servida por alguien que n te mire mal si haces barquitos de pan...
¿Puede haber algo más sencillo -en ingredientes y en elaboración- que una ensaladilla rusa? En cualquier clásico de la cocina encontraremos algo parecido a esto: “Cueza usted unas buenas patatas, haga lo mismo con unas bonitas zanahorias y una vez picadas, mézclelas con alegría y un poco de alboroto -para que la patata se chafe ligeramente- y enriquezca el conjunto con pimiento morrón, unos guisantes o los vegetales que usted tenga a mano en ese momento; y por último, mezcle con una buena mahonesa".

Pero la cruda realidad es que podemos contar con los dedos de “media mano”, los locales donde encontrarla sin ningún elemento de bote, congelado o que no lleve expuesta “al sol de la campiña” el tiempo necesario para que la acidez que notamos no sea achacable a la mahonesa sino a la fermentación, y que el huevo cocido espolvoreado con avioneta no nos salude cantando el 'Only You...'.

Mención aparte merecen los arroces en prácticamente cualquiera de sus variantes, porque parece ser que esta preparación esta vetada a los de “interior”. Todo el mundo sabe que para hacer un arroz de verdad, lo primordial es tener un buen caldo con el que mojarlo y hacerle un sofrito potente; el resto es simplemente dejarse llevar por la frescura de los “tropezones”, pero esas premisas no se cumplen y en la mayoría de los casos el fondo pasa a ser un “agua sucia”.

El sofrito es “trabajo que te quito” y pretenden arreglarlo todo con esa especie de GastroPortal de Belén que montan encima para decorar. Últimamente me he topado con arroces melosos que llegan a la mesa encharcados como el Coto de Doñana en sus buenos tiempos, pero sobre todo lo que predomina hoy en día son los arroces secos en los que por aquello de “hacerse el moderno” -o por ahorrar caldo- el chef sirve “perdigones”; no seré yo quien defienda los arroces espachurraos, pero lo que tampoco voy a hacer es justificar ese nuevo concepto de “al dente”...

Encontrar una tortilla de patata de “manual” también es como buscar una aguja en un pajar; las hay de todos los colores, sabores, alturas y todas bajo la premisa de que la falta de jugosidad y/o huevos, siempre puede compensarse con un poco de levadura o rellenándolas de una masa de aspecto “fangoso”, compuestas por cualquier tipo de guarrada embadurnada en mahonesa /tomate frito de lata. ¿Por qué las tortillas de toda la vida están en peligro de extinción? ¿es tan difícil freír las patatas con o sin cebolla (me da igual) en un buen aove, para que una vez escurridas y bañadas con unos huevos de verdad -y abundantes- la cuajen ligeramente en una sartén? ¿Es mucho pedir?

Y para finalizar con las malas noticias, os informo de que las constantes vitales del guisazo son cada día más débiles. Atrás quedaron esos callos, lengua, mollejas, manitas, orejas en salsa, “cimentadas” en un buen sofrito y “construidas” a base de cocción a fuego lento, para conseguir que los sabores se unan, que la salsa esté ligada con su propia “gelatina” y también para evitar ese mal llamado “ al dente” -que también os comentaba en el caso del arroz.

Queda abierto el debate y me encantaría recibir vuestras recomendaciones sobre locales que merecen una 'gastroperegrinación'; me da igual donde estén, porque ahora que ya podemos ir a 120 km/h de nuevo, con el Simca 1000 me plato ahí en “dos patás”

Twitter: @DavidMonaguillo
email: pecadosmonaguillo@gmail.com


Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: