Monaguillo original

Gazpacho y Cilicio

David Monaguillo
Blog de David Monaguillo. Autor de Pecados del Monaguillo.

Letters from la dehesa€Ś

Son ya 35 semanas las que llevo suelto, viviendo como un marqués a base de bellotas, de paseítos eternos hasta la charca y disfrutando del frío invierno castellano para que todos podáis gozar con mis carnes bien prietas; aún no tengo edad para que me sacrifiquen, así que mientras engordo mis 40 y tantos kilitos y llego a los 14 meses necesarios para ser un auténtico ibérico de bellota, voy a hablaros de la problemática que los de mi raza encontramos día tras día...

Últimamente otros compañeros - cerdos -, me cuentan que ven como a sus dehesas llegan por la puerta de atrás ejemplares no tan €œnegros€ como ellos; y oigan, que esto no es una cuestión de ser €œantiracista€, pero que ustedes como consumidores deberíais vigilar algunas etiquetas, porque a veces en los súper os quieren dar gato por liebre; somos negros a mucha honra y si alguien tiene que venir a quitarnos el trabajo, que por lo menos sea mejor que nosotros...

También me cuentan que ahora algunas empresas tienen más interés en posicionar nuestros jamones en algo que se llama google €“ creo que la versión moderna de los antiguos mercadillos de pueblo €“ que en sus propias bodegas; a mi me parece perfecto que me lleven a €œconocer mundo€ después de €œcurao€, pero como voy a vivir muy poco tiempo, quiero disfrutarlo al máximo, así que no se olviden de mí, que tengo que engordar y ser feliz!!!

Pero oigan, lo que más nos ha gustado de los últimos tiempos es dejar de ser Beyoncés; antes sólo nos querían por nuestros jamones y actualmente vemos como otras partes de nuestro cuerpo €“ no serrano €“ son carne de cañón en los mercados; hay que ver como cambian los tiempos, si es que hasta hace poco, el secreto ibérico era algo que un señor bajito, moreno, peludo y con calcetines blancos te decía al oído...

Aunque no todo puede ser bonito y asistimos con incredulidad, a cómo cada vez son más esos modernacos que van a los restaurantes para comer carne de unos bueyes a los que aseguran darles masajes y ponerles música clásica, cuando realmente la masajista es una thailandesa sin titulo que sacaron de una playa el verano pasado y lo que suena mientras comen es el último de Luis Cobos; vamos, que nuestras presas y nuestras plumas se mueren de la risa cuando les vienen a dar lecciones de infiltración.

Volviendo a los jamones, como cerdo ibérico que soy, me da muchísima rabia que después de estar tantos meses haciendo footing por la dehesa para ser una Jennifer López porcina, lleguen unos desalmados y me loncheen con tan poco arte; pasados por cortafiambres podemos estar buenos también, pero es que hay algunos que nos cortan de tal forma, que cuando abrís la bandeja estamos más secos que el brazo de Santa Teresa.

Y ahora que hablamos de lonchear, tampoco me gustan esas fricadas que hacen con nosotros, tipo Libro Guinness €œa ver quien corta la loncha de jamón más larga€ , como si fuésemos un kilométrico de Boomer, aunque eso puede catalogarse sólo como anécdota si lo comparamos con la mierda de buguer ibérica que sirve una cadena de hamburguesas y que el gran Gipsy chef se encargo de desenmascarar €“ con tol arte €“ en su blog ...

Ahhhh y se me olvidaba, es un gran momento para comernos, estamos muy bien de precio, así que no se enteren mis dueños de que este culito pasa hambre...

Twitter: @DavidMonaguillo
pecadosmonaguillo.com

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: