Monaguillo original

Gazpacho y Cilicio

David Monaguillo
Blog de David Monaguillo. Autor de Pecados del Monaguillo.

La cena de los idiotas....

Seguro que alguna vez lo has vivido en primera persona e incluso has estado a punto de estallar ante tal despropósito; hoy en día pocos son capaces de disfrutar plenamente de una cena, sin antes haber sacado una foto al plato y habérselo restregado por la cara a todos sus contactos en las redes sociales.
Estamos asistiendo a una escalada de nudista brutal – sólo tenéis que ver como ahora los chicos compiten con sus novias para ver quien enseña más escote – y en lo puramente gastronómico, no hace falta buscar mucho, para encontrar a alguien tirando de móvil en un restaurante y marcándose un reportaje, que para su primera comunión hubiese querido Paquirrín. Esos comportamientos no pasarían de meras anécdotas, si el grado de complicidad con el resto de comensales estuviese “familiar o amistosamente testado” - aunque también en este caso se puede llegar al mal gusto -, pero el problema viene cuando en la mesa hay gente que no te conoce y a la que se le quedará cara de muñeca hinchable, al ver como te abstraes totalmente, para inmortalizar y comentar todos y cada uno de los detalles de la noche, empezando por la salsa que acompaña a la vieira, siguiendo por los sulfitos del vino y terminando con el color de los calzoncillos del cocinero.

¿Es posible llevar una conversación medianamente normal en esas condiciones? ó ¿ tienen la razón esos que piden por favor no sentarse en la mesa de los frikis?

Desde el punto de vista del asistente, yo consideraría un auténtico “marrón”, tener que sentarme al lado de alguien que está más preocupado de hacerle fotos a todo, que de disfrutar de la velada; y es que aunque haya gente capaz de desdoblarse y estar en dos cosas a la vez, la inmensa mayoría de las personas no puede hablar con un mínimo de coherencia mientras se retuerce como una lagartija para hacer una foto sin necesidad de levantarse .

Si hay algo que no soporto, es estar hablando con alguien y que de repente se quede callado, porque el plato no sonríe al pajarito. Hay momentos para todo y las buenas formas en la mesa no se pueden perder nunca, por muy blogger gastronómico que seas y porque a la postre, las relaciones humanas deben estar siempre por encima de cualquier otra cosa , aunque se apellide 2.0; pero esto hoy en día no es lo normal y por eso no me extraña que cuando en un evento se mezclan diferentes tipologías de invitado, haya agencias que opten por crear un “gueto” en el que recluirlos, o lo que viene a ser lo mismo, una nueva versión de la mesa de los niños.

¿De verdad es necesario colgarlo todo en Internet, por el mero hecho de haber sido invitado al evento? ¿ en serio todos los platos son tan buenos como para sentir la imperiosa necesidad de gritárselo al mundo? ¿ merece la pena dejar de disfrutar y correr el riesgo de atragantarte o de que tu móvil termine como la toallita de después de comer el marisco, por ser el primero en tuitearlo ? ¿o directamente la gente cuelga los platos antes de probarlos ?

Y yendo al meollo del asunto ¿ a un local le beneficia que 20 personas con miles de seguidores – pero muchos en común - estén contando lo mismo – muchas veces lo que se les dice y sin pararse a pensar si están escribiendo alguna barbaridad, lo que viene a ser la versión gastro del Sálvame- con las mismas palabras – generalmente con muy poca gracia - y al mismo tiempo? ó ¿ pueden conseguir el efecto contrario, llegando incluso a saturarnos como aquel día en el que nos comimos tres cuencos de arroz con leche y desde entonces no queremos ni oír hablar de él?

Pero oigan, que tampoco debe ser tan malo cuando los críticos de siempre, los que tienen un nombre y escriben en periódicos “bien”, también se han sumado a la causa y de vez en cuando tiran de gen exhibicionista y tuitean sus experiencias en tiempo real; aunque yo por lo bajito me río un poco, al imaginármelos intentando condensar su prosa barroca en 140 caracteres...

Twitter: @DavidMonaguillo
email: pecadosmonaguillo@gmail.com



Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: