Monaguillo original

Gazpacho y Cilicio

David Monaguillo
Blog de David Monaguillo. Autor de Pecados del Monaguillo.

ÂżTruco o trato?

El viernes pasado os comentaba con cierta mala leche, ese desconsuelo que sufro al ver como nuestro país tiende a renunciar a sus propias costumbres y a priorizar lo que nos llega de fuera; en concreto me refería a que en muy pocos años, hemos pasado de encontrar calabazas aisladas, anunciando fiestas para 'guiris' en alguna cervecería, a verlas en las puertas de colegios, supermercados y en cualquier sitio menos en las fruterías, que al fin y al cabo es donde deberían de estar en otoño.

Como no podía ser de otro modo, la semana ha sido una continua tortura y abrir cualquier red social o encender la tele, ha terminado por considerarse deporte de riesgo. Realmente me ha asustado ver el grado de colonización que hemos sufrido en tan poco tiempo y lo facilones que somos cuando hay €œjarana€ de por medio; pero ha habido otras cosas que me han dado más miedo aún, mucho, pero que mucho miedo.

Aunque fuera un €œsecreto a voces€, me ha aterrado leer, que según un estudio de la OCU, nueve marcas estaban vendiendo como aceite de oliva virgen extra, algo que realmente no lo era. Evidentemente las reacciones no han tardado en sucederse -al grito de €œmarica el último€- y como suele pasar en estos casos, algunos de los acusados contraatacan anunciando denuncias a diestro y siniestro, al considerar que los métodos con los que se llevó a cabo la investigación, no fueron los que marca la ley. En términos de telebasura, esto vendría a ser como si Pajares no reconociera el hijo que fecundó una noche loca, después de haberse empujado dos riojas.

Hasta aquí llega la píldora informativa del post, a partir de este momento vuelvo a mis reflexiones personales; y es que hay un par de cuestiones que desde hace algún tiempo me empiezan a dar verdadero pavor y que por una cosa o por otra, al final nunca he terminado analizando en este blog. Pero esta semana, he vuelto a caer en ellas y creo que es momento de abordarlas.

La primera hace referencia al SEO o lo que en roman paladino, vendría a ser la optimización que cualquier página web o blog deberían sufrir, si quieren aparecer en las primeras posiciones, cuando alguien está buscando información al respecto.

El caso que os expongo fue tan sencillo, como hacer varias búsquedas de recetas de galletas en Google y acto seguido, pensar que se me había colado la emisión de Clan Tv en el ordenador. Una vez vencido el pánico a esa manía de pintarlo todo €“lo llaman decorar- y aceptando que si el buscador las €œvalora€, es entre otras cosas porque el contenido también es de calidad, accedo a la pagina y veo que los ingredientes y la elaboración son en si mismos un sindios. Y es por eso, por lo que en lo estrictamente gastronómico, google me da todo el miedo del mundo, porque a pesar de los cambios de algoritmo y de los continuos enfuerzos, priman cosas que poco o nada tienen que ver con lo que yo considero calidad.

Tener bien posicionadas tus recetas da lugar a cosas muy buenas, pero también existe una B-side; y es que al verte mucha más gente, corres el riesgo de que algunos se den cuenta, de que tus contenidos rozan el esperpento.

La segunda parte también tiene como cuna a los blogs gastronómicos, aunque más bien hace referencia a otra de esas prácticas anglosajonas, que poco a poco estamos adoptando como propia y que a mi me tiene en un sinvivir. Y es que me he dado cuenta de que de un tiempo a esta parte, en la fotografía gastronómica, el atrezo empieza a primar sobre lo que en mi opinión debería ser lo importante en una foto, que no es otra cosa que €œla chicha€.

Aquello tan €œíntegro€, de hacer fotos en las que los alimentos eran realmente los elementos principales y en las que con solo un vistazo, podíamos imaginar su textura y prácticamente su olor, parece ser que ha pasado a la historia; ahora €œlo molón€ es enseñar las cucharillas doradas, las servilletas de picnic y los vaso retro; cosa que Amancio Ortega debe estar agradeciendo mucho, porque su linea Home, hace furor en el universo blogger.

Llamadme raro, pero yo creo que eso de sugerir y de insinuar, en este tipo de publicaciones pierde un poco el sentido; el gastrodestape ya lo sufrimos con aquellas insufribles fotos de los 90 y no me gustaría que volviera.

Amén.


Twitter: @DavidMonaguillo
email: pecadosmonaguillo@gmail.com

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: