Fernando rodriguez original original

Garrido is not Spain

Fernando Rodríguez
Blog de Fernando Rodríguez

Ser terceros

Por el título continuado de mi anterior escrito, sospecharán que sigo absorbido por el sofá de mi casa situado justo enfrente del televisor. Han acertado. Me tiene dentro. Literalmente. De hecho, un blanco escribe estas líneas a mi dictado, hago mis necesidades solo y exclusivamente cuando lo necesito y gracias a una sonda espacial, y me alimento de las pelusas que acudieron al congreso mundial convocado en la cheslón, o como se escriba el gabachismo en cuestión. Veo los Juegos en la tele como hacen lo propio las vacas con el tren. Consumiendo y rumiando. Rumiando y consumiendo. De vez en cuando, muuuuuuu, pero sin agotarme en el esfuerzo.

Batí mi récord de siempre no perdiéndome un solo segundo de la maratón femenina y mi mejor marca de la temporada la logré en esa final de tiro ganada por un croata de nombre impronunciable que ríete tú de John Wayne en el Oeste. Confirmo, con el inexorable paso de la competición, la exactitud finita de la duración de los Juegos. Antes del comienzo me preguntaba por qué tan solo dos semanas largas. Mi cabeza, de 40 pulgadas y plana ya a estas alturas, me da, la callada, por respuesta. De por qué únicamente cada cuatro años ya ni hablamos porque el que calla ya saben lo que hace. Observo, con inusitada devoción, el programa olímpico y constato que aún no he visto prueba alguna de la competición de lucha grecorromana. Y sufro, básicamente porque habrá habido gente practicándola.

Al escribir, perdón, al dictar estas líneas, veo que llegan medallas en series de a tres. Horita era. Diplomados de sobra como estábamos, faltaba esa cosica de subir al podio y emocionarse con la banderita, el himno (sólo, por ahora, con Marina D€™or €“mal chiste, lo sé-) y el horroroso traje típicamente cutre inglés de las azafatas de turno.

Conquistado me tienen las mujeres. De siempre, ya lo saben. Pero estos últimos días, un poco más, si cabe. Todas, pero ninguna como las chicas del balonmano, uno de mis deportes preferidos de siempre. Salto con sus goles y, en mi movimiento, el de todo el sofá. Vecinos abajo, los justos, y además, de vacaciones. No saben lo que se están perdiendo.

Cuatro cojines tiene mi sofá, cuatro angelitos que me lo guardan. Los cuatro, en algún momento de esta última semana, han salido volando en una u otra dirección. Uno, recuerdo, en aquel tiro libre que falló Pau (apuesto, a ciegas, por final con USA), otro, con el holandés brutal que ayer mismo ganó en barra fija, un tercero para intentar parar a Bol.T., el extraterrestre, y el cuarto y último en la inenarrable semifinal de Del Potro, el grandísimo Delpo, con esa máquina casi perfecta que nunca suda llamada Federer. Ni para recoger los cojines del suelo me permitió ausentarme mi sofá del alma. No hizo falta. Regresaron ellos, uno a uno, en el orden inverso al que habían sido lanzados, realizando dos piruetas con mortal hacia delante el primero, cuatro tirabuzones y medio el segundo, mortal hacia atrás carpado el tercero y doble mortal y medio atrás con medio tirabuzón, el cuarto, que, por si alguien no lo sabe, se llevó la máxima puntuación de los exigentes jueces rusos y chinos.

Y en estas que me dicen que llega una nueva medalla de bronce. Y que yo no me entero. Imposible, protesto, y no pasa más que un instante para convencerme de lo contrario. Claro, claro. Si por algo había titulado yo esto por lo de los terceros y aún estaba intentando saber por qué lo había hecho. Ahí va: €œAmancio Ortega, tercera fortuna del mundo con 38.000 millones de euros€. Y yo, con estos pelos, y, lo que es peor, en este sofá.

DESAPUNTES
- El gran Alberto:



Sobre estas líneas, una de las fotografías que Alberto Prieto ha realizado durante los días que ha estado en uno de los centros informativos del mundo, la ciudad siria de Alepo. Sus imágenes han sido publicadas en algunos de los medios más importantes del mundo y me alegro muchísimo por él. Fotoperiodismo, con todas y cada una de sus letras.

- Leído en Twitter: €œMario Conde prepara su aterrizaje en política. Al menos, éste ya pasa de imputados y va directamente con condenados en sus listas€.

- Más piedras contra mi propio tejado: Llegados a este punto, no me atrevo a llevarle la contraria.



- Sólo para atléticos: Luis Ramiro podría ser perfectamente mi recomendación musical de la semana, pero le traigo a esta sección por motivos obvios y si no, lean y, sobre todo, escuchen. Grande Luis Ramiro cuando canta aquello de: €œTodas mis ex son del Madrid / y yo soy del Atleti / ÂżSabes lo que quiero decir? / Metáfora perfecta para describir / que en esta puta vida hemos venido a sufrir / aunque a veces me rebelo / y exijo días buenos€Ś€ http://www.youtube.com/watch?v=OtzdzjJ7Tjk

CONTRA LA PARED



En mi ciudad, otro establecimiento cierra. Eso no sería noticia si no explicarán con todo lujo de detalles sus dueños por qué se ven obligados a hacerlo. Se lucen. Merecen que liquiden todo y a buenos precios. Una vez leído el cartelón en su totalidad, sólo una pregunta: Âżdónde hay que firmar?

MÚSICA PARA LLEVARSE A UNA ISLA DESIERTA€Ś O A CASTELLÓN

La galopante alopecia de Carlos Núñez es directamente proporcional a su talento musical. Galopante, ya digo, la primera. Inmenso, lo juro, el segundo. Ya desde que, siendo aún un chaval, lideró Matto Congrio, con aquella belleza llamada €œCamiño de Santiago€.

http://www.youtube.com/watch?v=KKlmRfwMwfs&feature=related

Luego, ya en solitario, firmó dos de los mejores discos que jamás han escuchado estos oídos, €œA irmandade das estrelas€ y €œOs Amores libres€ y se codeó con los mejores de la genuina música celta.

http://www.youtube.com/watch?v=JTbBkISHbNg

Y para colmo, compuso la banda sonora de ese peliculón de Amenábar, €œMar Adentro€, en el que un genial Bardem paseaba por €œmi€ playa de Las Furnas. ÂżQué más se puede pedir?

http://www.youtube.com/watch?v=eHviaM6j0Xs&feature=related

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: