Oscar sanchez original original

Frente al muro

Óscar Sánchez Alonso (UPyD)
Blog de Óscar Sánchez Alonso. UPyd Salamanca

Futbol, Sortu y Tribunal Constitucional

Vicente del Bosque ha elegido a los que entiende que son los mejores futbolistas para competir en la Eurocopa. Acertará más, acertará menos, pero es un profesional que elige entre profesionales. ÂżNos quedaríamos satisfechos con que tal selección la hubieran establecido el PP y el PSOE? ÂżY nos convencería que en vez de elegir entre futbolistas, ambos partidos hubieran seleccionado entre expertos futboleros €œde reconocida competencia€?

Si acaba llegando un tiempo en el que la selección de futbol pasa a ser elegida bajo esas premisas, supongo que el dictamen será recibido con tranquilidad y parsimonia. Presupongo que la decisión no alarmará mucho, al igual que a los dos partidos hegemónicos no parece que les incomode sus respectivos tejemanejes con el Tribunal Constitucional (TC).

El TC es ese Tribunal `Supremísimo´ (tanto como para corregir al Tribunal Supremo y al propio Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo). Así lo hemos comprobado, la semana pasada, cuando el Constitucional decidió legalizar a Sortu.

Si le echamos un vistazo a la Constitución del 78, observaremos quiénes ejercen de `seleccionadores´ a la hora de determinar la composición del TC. De sus 12 integrantes, surgen €œcuatro a propuesta del Congreso por mayoría de tres quintos de sus miembros; cuatro a propuesta del Senado, por idéntica mayoría; dos a propuesta del Gobierno, y dos a propuesta del Consejo General del Poder Judicial€ (art. 159.1 CE).

Es decir. Sin mucho esfuerzo, populares y socialistas aglutinan 8 designaciones a través de ambas Cámaras parlamentarias (a veces tardan en cubrir vacantes, pero el engranaje PPSOE sabe que, por encima de los intereses partidistas, está el megainterés del duopolio). Luego hay otros dos miembros que directamente (para qué sutilezas) llegan de la mano del Gobierno; y en cuanto a los dos miembros nombrados a propuesta del CGPJ, recordemos que también en este órgano, el duunvirato mete notable cuchara (cfr. art. 122.3 CE).

`Detalles´ como los enumerados (junto a una larga lista) no parecen el mejor indicio de esa separación de poderes que sigue siendo indispensable para cualquier democracia que se precie. A su vez, el TC tiene la particularidad de que sus integrantes no son obligatoriamente jueces. Pueden serlo, pero no es imprescindible: basta con que sus miembros sean €œjuristas de reconocida competencia y más de quince años de ejercicio€ (art. 159.2 de la Constitución).

Pues eso. Se ha acabado configurando un Tribunal Constitucional como unas tortas. Un TC que no ha tenido reparo en echar por tierra al Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo (que ya había advertido que los Estatutos de un partido no son toda la prueba del algodón); y un TC que tampoco ha tenido reparo en revocar al Supremo (cuyos miembros sí son jueces de carrera, y cuya sentencia no había hecho oídos sordos ante esos liberticidas que se proponen dinamitar la democracia desde dentro de sus instituciones).

El resultado es (o debiera ser) conocido: ha pasado a ser legal un partido que se niega a condenar 857 asesinatos y decenas de miles de víctimas. Ni siquiera se les ha exigido la condena como requisito; les bastó con forjar unos estatutos a la medida de la simulación y el paripé.

€œComo era de esperar €“escribía Rosa Díez el pasado día 22- quienes nunca tuvieron problema alguno para despreciar la vida de sus conciudadanos no han tenido ninguna dificultad para mentir; y los magistrados del TC han pillado al vuelo la coartada que necesitaban para permitir que la serpiente pudiera anidar entre sus víctimas€.

Twitter: @o_sanchezalonso

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: