Oscar sanchez original original

Frente al muro

Óscar Sánchez Alonso (UPyD)
Blog de Óscar Sánchez Alonso. UPyd Salamanca

Con la que está CALLANDO

“(…) y el silencio no sabe,/ amedrentado,/ imponerle su voz a tanto estruendo”. Parecería que Gilabert Ramos escribió este verso, hace años, para describir los mutismos gubernamentales que nos envuelven.

Rajoy es así. Utiliza la callada como cayado. Y se sirve del callar… para ir cayendo. Lástima que en esa caída, no es sólo que caiga él (tanta paz llevare como descanso podría dejar), sino que hace caer el prestigio de las instituciones; y hace caer los intereses del conjunto de la ciudadanía; y hace caer la solvencia de este lastrado sistema democrático.

 

Con la que está cayendo, en la calle, calla. Y con la que está callando, cuanto cae… cae más fuerte. Pero a Rajoy no le preocupa. Eso no va con él. Él, total, tan sólo es presidente del Gobierno; y él, total, tan sólo está al frente de un partido cuyas cuentas las ha manejado durante 28 años un tipo que puede tener unos 50 millones de euros en Suiza. Bagatelas.

 

Quien ose pedir explicaciones por estas minucias [o por el hecho de que al famoso tesorero le haya estado pagando el PP hasta enero de este mismo año; o por el hecho de que el PP negara que seguía trabajando allí (cuando se pudo comprobar que Bárcenas mantenía secretaria, despacho y coche); o por el hecho de Rajoy le escribiera cariñosos mensajes telefónicos cuando ya se sabía que el tal Luis tenía dinerales absolutamente incompatibles a su ejercicio legal/profesional (“yo estaré ahí siempre”, “sé fuerte”, “nada es fácil, pero hacemos lo que podemos”, etc, etc)], quien ose pedir explicaciones por estas insignificancias –decía- pasará a ser un irreverente desestabilizador con ganas de causar mal. Ésa es la sesuda lectura que se ha venido propagando desde los círculos peperos

 

Las obras completas de Rajoy (publicadas plasma y SMS) ya nos advirtieron: la tranquilidad “es lo único que no se puede perder”. Así que ahí está el estadista: manufacturando cuajo, confeccionando cemento `armao´… y exportando pachorra al por mayor. Da gloria verlo.

 

Y si grimosa está siendo la actitud de don Mariano, qué decir de sus palmeros. ¡¡Fantásticos!! Dentro de esa pléyade de palmeritos, fanes, hooligans y claques, se ha defendido que era sumamente nocivo que Rajoy acudiese al Congreso a dar explicaciones sobre la barcenagada. Puesto que al final va a acudir (decisión revestida de voluntariedad), los defensores de la milonga tendrían que estar enfadadísimos con el presidente, temiendo el ingente daño que va a causar su comparecencia.

 

Tal enfado sería lo lógico. Pero el afán partidista les hace perder la lógica, probablemente porque el sectarismo, antes, les hizo perder la vergüenza. De modo que los supuestos enfados no se van a notar. Los entusiastas del paripé elogian, a rabiar, la talla política del preboste popular: ayer porque no iba; y hoy porque anuncia que va a ir.

 

Estas son las mimbres que caracterizan buena parte de la cultura democrática-mediática que nos rodea. Cambian las cabeceras, cambian los líderes de opinión… pero el baboseo que desempeñan es el mismo que (con Gobiernos de otro signo) ejercieron otros medios, ejercieron otros contertulios, y ejercieron otros columnistas.  

 

A pesar de toda esa sarta de voceros, esta vez, el silencio “amedrentado” de Rajoy no ha podido “imponerle su voz a tanto estruendo”. Rajoy tendrá que hablar: ha buscado un formato que le facilite escurrir el bulto, y ha buscado unas fechas que le posibiliten cierto disimulo. Pero tendrá que hablar. Mal que le pese, y aunque PP y PSOE llevan muchos años erosionándolo, estamos en un sistema parlamentario.

 

Twitter: @o_sanchezalonso

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: