Recompensas con puñaladas

Josep Pedrerol y su equipo de "Punto Pelota" han vivido en sus carnes lo mismo que ya vivió hace unos meses el antiguo presentador de "El Gato al Agua", Antonio Jiménez (hoy en "El cascabel al gato" de 13tv). Y es que Julio Ariza lleva más de nueve meses sin pagar a la redacción de Intereconomía, pero a la del programa estrella de la cadena, "Punto Pelota", seis.

Para conseguir mantener sus dos únicos programas con audiencia ("El Gato al Agua" y "Punto Pelota") les dice a sus trabajadores y presentadores que sin ellos la cadena ya no tendrá salvación, y ellos aguantan y aguantan, a pesar de tener suculentas ofertas de la competencia para cobrar más y, en definitiva, cobrar. Porque llevan todos estos meses trabajando sin cobrar y sin visos de que eso ocurra.

 

Lo mejor viene ahora, después de mantener el programa abierto y de pedir un crédito personal para ir pagando a tus trabajadores y colaboradores por valor de 600.000 euros (caso de Pedrerol), Julio Ariza decide que te despide. Así, sin más, para incredulidad de todos los componentes del equipo, empezando por el propio Josep Pedrerol.

 

Todo viene porque a inicios de semana Pedrerol anunciaba que en esta semana se decidiría todo. Pero para evitar que se despidieran por la puerta grande de "Punto Pelota" y sus espectadores, al igual que hicieron con Antonio Jiménez, les despiden sin previo aviso y un día se encuentran con que el de seguridad no les permite entrar a su puesto de trabajo y les comunica que han sido despedidos.

 

Insisto, todo esto después de haber aguantado tantos meses sin cobrar por apostar por el futuro de quien había apostado por ellos antes. Una de "una por mí y otra por ti", solo que luego te el gran jefe te da la patada cuando se da cuenta de que te has cansado de tener que pedir favores para poder comer.

 

Es una vergüenza que les hayan despedido así, pero no es menos vergüenza que una cadena siga emitiendo después de estar tantos meses sin cobrar sus trabajadores. Pero la culpa casi no es tanto de su jefe, sino de los trabajadores que siguen aguantando y callando sin pedir con la voz bien alta lo que es suyo: SU SUELDO.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: