Nos manipulamos

Siempre se cuenta que desde los medios de comunicación se hace una burda manipulación de los hechos que realmente ocurren en el mundo, y muchas veces es muy probable que sea cierto. Pero no es menos cierto que todos tendemos a tener a unos periodistas de referencia a los que les creemos siempre al pie de la letra, digan lo que digan. Y no creo que esté mal del todo, pero no si además de tener en cuenta lo que dicen, somos nosotros mismos los que desarrollamos lo que nos han contado.

Este domingo Jordi Évole y el equipo de "Salvados" no hicieron un "Salvados". Hicieron una película que en ningún momento fue anunciado como una historia real y que dejaba muchos interrogantes antes de su emisión para crear expectación. Muchos seguidores de "Salvados", yo el primero, esperaban un programa en el que se contara lo que pudo ocurrir realmente el 23F. Pero no fue así, fue un falso-documental en el que se mostraba cómo se ingenió todo para "ensalzar" de alguna manera a la incipiente democracia española.

 

Algunos lo entendieron al principio, otros a la mitad y otros al final, momento en el que se explicaba que todo lo que se había contado durante los pasados 50 minutos era mentira. Lo hicieron, dicen, para que los espectadores no sean, precisamente, meros espectadores como si fueran una vaca viendo pasar al tren, sino que realmente piensen en lo que han visto y saquen sus propias conclusiones. Volviendo al principio, que no deberíamos tomar la palabra de Iñaki Gabilondo, Jordi Évole o Luis María Ansón siempre al pie de la letra sólo porque sean muy buenos profesionales. No, tenemos que informarnos todo lo que podamos y crear nuestra propia opinión.

 

Las promociones que durante casi todo febrero inundaron laSexta y otros canales de Atresmedia TV (un aplauso también para éstos por aceptar emitir algo que podía crear tanta ira) ya nos hacían dudar de qué es lo que iban a emitir: "¿Puede la mentira explicar la verdad?". Y lo peor es que, aun después de haberse emitido, hay quienes dicen que este documental está hecho para que no se piense en una supuesta implicación del Rey en el 23F cuando en la misma promoción se preguntan si una mentira (como ésta) puede explicar una verdad (¿como esa?).

 

Soy de los que piensan que los buenos periodistas son los que hacen rabiar a la derecha y a la izquierda. Y esto no significa que tenga que ser sólo a los políticos, sino a los propios ciudadanos. En esta ocasión son los de izquierdas los que están rabiosos por no haber tenido un programa hecho a medida. La pena es que luego son ellos los que se quejan de que la derecha se cree todo lo que les dicen.

 

Claro que siguiendo mis propias palabras, también es muy posible que yo me esté manipulando y pensando todo esto. Quién sabe. Lo que sí sé es que me gusta el cine, y lo que vimos este domingo en laSexta no fue otra cosa que una película. Y como toda película, es mentira. Hasta las adaptaciones son sólo eso, adaptaciones.

 

Por último, después de esto en vez de dejar enterrado el asunto del 23F, a mí me pica la curiosidad por saber aún más. Como recordaba alguien en Twitter: "Cuando el sabio señala la Luna, el necio mira el dedo".

 

Os dejo la explicación de Évole del porqué del programa "Operacion Palace":

 

Y este es el documental francés en el que se basaron para hacer "Operacion Palace". Se titula "Operación Luna":

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: