Silueta original

Escuela de hegemonía

Estefanía Rodero

Corrupción, cultura y Partido Popular

Celebraba Podemos en Salamanca el pasado sábado su primer encuentro sobre “Corrupción y Cultura: las puertas giratorias en el arte” tratando de visibilizar la relación entre las principales tramas corruptas del Partido Popular en nuestro país (Púnica, Gürtel…) y la situación de la cultura y los medios de comunicación en nuestra comunidad. Coincidía, casualidades del destino, la publicidad del acto con la imputación por prevaricación, malversación y fraude del Secretario General de Cultura de la Junta de Castilla y León en la trama “Perla Negra”, vinculada también con el gran escándalo de las eólicas, y relacionada con las operaciones para la construcción del edificio ADE en Arroyo (Valladolid).

Compartía la museóloga vallisoletana María Velázquez la denuncia sobre la actual situación de los principales museos de nuestra comunidad (ejemplificados en lo vivido en el Patio Herreriano) en los que se ha asentado la práctica del uso de las instituciones públicas para fines privados, siendo los propios artistas los mayores damnificados dentro de un circuito pervertido que entiende el arte como herramienta de especulación. El papel de empresas y multinacionales (que tanto conocemos en Salamanca gracias a la “cultura Revuelta” que cede al mejor postor espacios que son de todos), principales dueñas de las colecciones que albergan nuestros museos castellanos, y que ven en el arte un valor refugio garante de “cash” es clave para entender esta deriva. Estos mismos bancos, constructoras, empresas, casualmente siempre cercanos al Partido Popular… se benefician del dinero público destinado a la conservación, difusión y comunicación de las mismas obras que terminarán “retirando” de nuestros mismos museos públicos, impugnando el régimen de comodato si hace falta, cuando necesiten “efectivo”, gracias al dinero de todos, con su valor multiplicado a expensas de la ciudadanía.

Pero estas prácticas no caen, precisamente, en terreno baldío. Existe en nuestra comunidad un ecosistema legal y comunicativo que ha dado soporte al maridaje entre corrupción, cultura y Partido Popular en Castilla y León. Al fin y al cabo, las principales cabeceras informativas y grupos de comunicación en nuestra comunidad están en “buenas manos”. Las de José Luis Ulibarri, también constructor, imputado en la trama Gürtel y la trama Púnica, siempre envuelto en escándalos por dudosas adjudicaciones o las del íntimo amigo de Aznar y condenado por corrupción a 7 años y 3 meses (de los que cumplió nueve meses y aquí paz y después gloria) Méndez Pozo, que comparten el control de la Televisión de Castilla y León. Sin olvidar nunca a nuestro local y gacetero José Muñoz, del que los afiliados de base del Partido Popular denunciaban que junto al alcalde Mañueco y la diputada María Jesús Moro, estaba al tanto de todo lo relativo a los sobres de Bárcenas. A nadie sorprenderá, por tanto, encontrar a la empresa constructora del señor Ulibarri, mano a mano con León de la Riva, relacionada con el declive, por ejemplo, del Centro de Documentación y Biblioteca del Patio Herreriano.

Aunque la pieza perfecta que permite el engranaje entre Partido Popular, dinero público, designaciones, clientelismo y corrupción se encuentra en lo que la organización PLADEPU ha bautizado como “Administración B”, el conjunto de Fundaciones, empresas públicas y participadas, institutos, agencias…, en total unos 200 entes de estas características en Castilla y León, con 57 Fundaciones de las que 44 dependen directamente de los presupuestos de la Junta y que concentran unos 77 millones de euros. Que existan unos 2.000 asesores de libre designación en estos espacios, caracterizados por su menor control presupuestario, su falta de transparencia, el menor control de las contrataciones y la paulatina pérdida de derechos laborales de sus trabajadores, tendría que hacernos pensar por qué el Partido Popular no deja de impulsar “chiringuitos” de estas características.

Quizá haya que recordarle al Partido Popular que la Fundación Siglo ya fue denunciada por eludir los sistemas de control público de contrataciones y que el 66% de sus contratos se hacían de forma fraccionada para eludir la publicidad. Que fue denunciada también por excesos en gastos de prensa a medios “afines” (también habitual en el Ayuntamiento de Salamanca) y que ya se hizo pública la presencia de “falsos autónomos” en el MUSAC y el Museo de la Evolución de Burgos. Que aún estamos reponiéndonos del escándalo sin precedentes de la Fundación de la Lengua Española y de aquellos cuatro millones de euros para la elaboración de “El juego del español” del que aún no hemos visto ni el juego, ni el dinero. Que nuestros docentes de enseñanzas artísticas superiores se ven envueltos laboralmente en fundaciones y similares, sin formar parte de los convenios que les corresponden ni beneficiándose de las garantías del personal del sistema educativo público. Que los patrocinios en nuestra comunidad y nuestros espacios municipales siguen sin aparecer en las escuetas webs de transparencia existiendo en muchos casos una correlación bastante sospechosa entre dichos patrocinios y futuras adjudicaciones.

Definitivamente el escándalo del IVAM valenciano no se trata de un caso aislado de corrupción del Partido Popular. Asistimos a una práctica generalizada del primer partido imputado por corrupción de la historia de España que se ha servido, también en materia cultural y también en Castilla y León, de un entramado de fundaciones creadas ad hoc, adjudicaciones, relaciones personales y dinero público puestos al servicio del latrocinio, utilizando el arte, la cultura y a los trabajadores del sector para el robo de lo que es de todos.

Desde Podemos no sólo seguiremos denunciando el uso que el Partido Popular hace de la cultura como especulación y lucro de élites viejas en nuestra comunidad, sino que seguiremos construyendo la nueva política cultural que ponga de una vez por todas las instituciones culturales de Castilla y León al servicio de la ciudadanía y proteja a artistas, creadores, docentes, trabajadores de la cultura y el arte en general frente a un modelo que se lucra a su costa y no nos respeta.

 

Comentarios

LA MUJER DELM CESAR........ 21/03/2016 15:31 #2
QUE HABEIS ESTANDO HACIENDO TODOS-AS DE PODEMOS,GANEMOS, MARES, DURANTE TANTOS AÑOS EN LA UNIVERSIDAD ASI LA HABEIS DEJADO Y ENCIMA OS HAN ESTADO MANTENIENDO LOS REGIMES VENOZELANO E IRANI CASI NADA AL APARATO, Y ESO QUE NO HABEIS TOCADO PODER, AHORA ME IMAGINO LA SIMILITUD DE MADURO Y JOMEINI CON VOSOTROS-AS.
Jesulín 14/03/2016 11:49 #1
no os olvidéis de la Fundación Miguel Delibes subvencionada por la administración y sin actividad social alguna. Todos los cargos y empleados contratados a dedo incluyendo familiares, ni una convocatoria pública de nada...

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: