Celia garabaya original

Entre niños con Celia Garabaya

Celia Garabaya
Pedagogía infantil, información sobre la educación de bebés y niños en método bilingüe

Y ahora, ¿qué hacer ante una rabieta?

En el post anterior, comentábamos en qué consisten las rabietas, y por que todos los niños pasan por esta fase, sufriéndolas en mayor o menor grado. Hoy vamos a ver algunas pautas que nos ayudarán a saber qué hacer cuando nuestro niño sufre una rabieta.

Lo primero que debemos saber, cuando nuestro niño sufre una rabieta, es actuar con tranquilidad, como de si algo normal se tratase. Sé que es complicado, pero no debemos dejar ver al niño, que su comportamiento nos está afectando. 

La mayor dificultad surge, al intentar mantenernos serenos, cuando el niño no atiende a razones.  En este momento debemos descartar el raciocinio, primero debe calmarse para luego poder empezar a razonar.

 

Algunos consejos para tratar una rabieta:

 

  • - Debemos tratar de que el niño se distraiga y deje de pensar constantemente en lo que le ha provocado la rabieta.

 

  • - Lo más fácil cuando el niño está en una rabieta, es ceder ante él. Al consentirle y darle lo que pide, le estamos dando la razón y favoreciendo a que la próxima vez que quiera algo, vuelva a utilizar lo que le ha funcionado. Por eso, es muy importante comenzar a aplicar estos comportamientos desde la primera rabieta. Cuanto más asumido tenga, que puede conseguir todo con lloros, gritos y pataletas, más difícil va ser hacerle entender que esa no es la forma de pedir las cosas. De hecho, si el niño se consigue calmar y nos dice lo que quiere tranquilamente, podemos recompensarle por haber sido muy mayor y comportarse de una forma correcta.

  • - La mayoría de los expertos en educación infantil, nos recomiendan que intentemos hacer como que no pasa nada, sin darle la menor importancia. Con esta reacción, el objetivo es conseguir que el niño no sienta que consigue absolutamente nada con ese comportamiento, ni siquiera llamar nuestra atención. Después de intentarlo algunas veces, el niño buscará otros medios para poder conseguir su objetivo, tras darse cuenta que las rabietas no es el modo.

                 

 

Esto parece fácil, pero es muy complicado llevar a la práctica, ya que es nuestro hijo quien está llorando desconsolado y parece que le va a dar algo. Si cedemos ante su rabieta, esta situación le pasará muchas más veces durante muchos años, que si lo solucionamos al principio. 

 

Una vez que el niño se ha conseguido calmar, es muy importante hablar con él y explicar lo que ha pasado de una forma tranquila. Principalmente, debemos intentar hacer que nuestro hijo comprenda que de esa forma, no se deben pedir las cosas. El es mayor y ya nos puede decir lo que quiere.

 

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: