Emiliano tapia original

Entre barrios y exclusión

Emiliano Tapia
Del barrio, de narcotráfico, de instituciones y mucho más...

SILENCIO, ¿Cómplices?

Que un puñado significativo de personas, ubicadas en un barrio como el de Buenos Aires en Salamanca, al igual que otros muchos barrios en distintos lugares de la geografía española; sufran el sin sentido humano de las consecuencias del narcotráfico, nunca puede tener justificación.

Ya son más de 25 años los que, después de una corta etapa de disfrutar ilusiones en un barrio hecho para convivir con viviendas sociales muy dignas; están atrapados niños/as mujeres, hombres y familias a través del narcotráfico y sus tremendas consecuencias.

 

La lucha de muchos de sus vecinos de buena voluntad durante años; la denuncia permanente ante las instituciones públicas, que tienen en sus manos las únicas soluciones posibles a los graves problemas creados; no han servido nunca para encontrar medidas decididas y efectivas que los mismos vecinos hemos propuesto y reclamado con más o menos notoriedad y  vehemencia.

 

A lo largo del último año, noviembre por última vez, un grupo  de vecinos reclamamos el apoyo de la Subdelegación de Gobierno, del Alcalde de la ciudad y del Delegado Territorial de la Junta de Castilla y León; les recordábamos antiguas propuestas; les pedíamos con un S.O.S urgente que no sigan permitiendo oscuros negocios en un barrio que está destinado al desprecio…. Y ni una sola llamada por respuesta, ni una invitación al diálogo, a la búsqueda de soluciones entre todos y todas.

 

Se nos hace muy duro tanto silencio. No queremos llegar a creer que sea un silencio cómplice, o pensar que todo va más allá, ya que la dejación administrativa ha pasado la línea roja de los derechos mínimos que tienen los vecinos.

 

Las asociaciones y vecinos hemos afrontado valientemente la problemática social y las relaciones humanas entre las gentes del barrio, a costa, muchas veces, de que se hayan creado conflictos no deseados.

 

Hemos llevado a cabo propuestas colectivas, algunas de ellas con apoyo institucional, otras con la iniciativa y apoyo único de los vecinos. Pero, en este largo camino, muchas personas y grupos han tirado la toalla al no sentirse apoyados/as por las administraciones públicas implicadas. ES LAMANTABLE Y PREOCUPANTE.

 

Ha sido así y continúa siendo:

 

-       porque no hay intención firme de controlar la seguridad y la convivencia en el barrio (apenas hace 8 días sucedió el último episodio con armas);

 

-       porque los más de 100 niños/as, y si miramos hacia atrás 4 generaciones, son víctimas por su contexto familiar y social de la dejación total en educación y con un futuro preocupante;

 

-       porque en el seguimiento y utilización de las viviendas sociales el abandono ha sido norma habitual de la administración correspondiente (a qué viene permitir que algunas viviendas sociales entregadas a familias en precario sean verdaderas “cajas fuertes”);

 

-       porque han acampado a sus anchas los más mafiosos narcotraficantes de dentro y fuera del barrio haciendo de él un “lugar sin ley” en muchos momentos;

 

-       porque nunca se ha hecho el esfuerzo solicitado en investigar la procedencia de bienes o de investigar las redes de blanqueo de dinero:

 

¿Cuándo van hacerse corresponsables y salir del silencio más indignante quienes desde las instituciones tienen la responsabilidad, más que nosotros mismos, de lo que continúa sucediendo y haciendo sufrir a muchas personas de este barrio?

 

Este silencio ante la situación que vivimos nos está exigiendo solamente un camino, el de la colaboración efectiva de todos y todas, ustedes y nosotros/as. Les continuaremos esperando, pero nos merecemos que sea cuanto antes.

 

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: