Emiliano tapia original

Entre barrios y exclusión

Emiliano Tapia
Del barrio, de narcotráfico, de instituciones y mucho más...

Romper el cerco a los pobres

“Si yo fuera joven, diría que hay que construir el mundo, que hay que ser optimistas, porque ya hay montones de gente intentando hacer cosas, creando una forma de ser y de valores diferentes”.
De esta manera, Miren Etxezarreta, economista y militante comprometida con la transformación social, nos invitaba a aportar salidas a la crisis el pasado día 9, en el barrio de Pizarrales, Salamanca, en el marco de unas jornadas sobre alternativas a esta crisis que estamos padeciendo de una u otra manera en la sociedad de hoy.

Como ella, somos conscientes que “el sistema capitalista es insaciable”; que busca siempre ganar mientras muchas personas sufren injustamente al sentirse víctimas de esa ambición. A estas personas se les va poniendo cerco, y su vida se va degradando hasta situaciones intolerables e incomprensibles.

Desde los Colectivos del Parke, en el ayuntamiento de Alfafar en la Comunidad Valenciana, con un proyecto comunitario de acción en el barrio desarrollado con mucho esfuerzo durante años, están en estos momentos ocupando lugares céntricos de Valencia y a punto de iniciar una huelga de hambre indefinida, para reivindicar un plan de medidas de urgencia, basado en la Renta Básica de las Iguales, que tienen muy estudiada y analizada en todas sus posibilidades, ante los atrasos de cinco meses en las nóminas que debieran haber cobrado del propio ayuntamiento y de la Generalitat Valenciana.

Muchas personas y colectivos del Estado estamos detrás del lema que les moviliza en la campaña SOS Parke que están llevando a cabo, “por los derechos humanos y el derecho a decidir”.

Colectivos y organizaciones canarias están iniciando una movilización conjunta permanente, “ante la avalancha que se nos avecina de muchas más medidas de desmantelamiento de las conquistas sociales”. Así lo han expresado en un manifiesto durante estos días pidiendo que se unan a él y lo suscriban otros colectivos de cualquier lugar del Estado.

La organización y la movilización llevan siendo durante bastantes meses las herramientas con las que responder para expresar las preocupaciones y motivos por los que reivindicar derechos saliendo a la calle.

La Asociación Alambique, que tiene como fin la lucha contra las causas de la exclusión y la pobreza en Asturias, viene desde hace algunos años denunciando en la calle y en otros muchos ámbitos la situación extrema de personas y colectivos; en estos momentos están preparando “24 horas por el salario social”, y fundamentan su acción reivindicativa y transformadora “en la situación de más de 150.000 personas pobres y 89.000 en situación de desempleo”; en que los argumentos de la “crisis” y “no hay dinero”, no sirven, pues la lucha contra la exclusión, dicen, pasa invariablemente por la redistribución de la riqueza.

La información, el debate y la acción de calle pretenden desde Alambique, que sean los instrumentos con los que convocar para “reaccionar”, tal como la propia Miren nos indicaba aquí en Salamanca.

En Málaga, el colectivo Zambra, lleva tiempo, con el apoyo de otros colectivos, saliendo a la calle una vez al mes, bajo el lema “los lunes al sol”, con el objetivo de exigir derechos sociales para todas las personas, y poniendo el dedo en graves situaciones de comida de cada día o de vivienda, con slogans como “comida sí, bombas no”, ante tantos derechos elementales a los que ven privado su acceso personas y colectivos.

Lo mismo puedo recoger desde Lugo, o desde Vigo, o desde el País Vasco, o desde Valladolid, o desde Cuenca, o en tantos otros lugares desde dónde grupos y personas nos estamos dando cuenta que “hay que aprender de nuevo a organizarse frente a un sistema diferente”:

Probablemente la situación que estamos viviendo nos traiga un deterioro irreversible en derechos sociales, en el acceso a ir encontrando respuestas personales y colectivas en el campo de lo social, de lo educativo o de la salud; pero esto no puede hacernos olvidar la causa mayor de la realidad que hace que los pobres estén cada vez más empobrecidos, y es que “España produce ahora el doble que en el año 1977, y en cambio la población sólo ha crecido un 22 % en este tiempo”. ¿Cómo es posible este deterioro social que vemos avanzar cada día con tanta riqueza generada?

También en Salamanca vamos a continuar con vocación de largo recorrido, reflexionando juntos, debatiendo juntos varios colectivos y quienes así lo deseen las posibles salidas en los problemas locales y denunciando en la acción de calle las causas de estas situaciones sin retorno a las que se ven abocadas familias y personas, pero que solidariamente y desde lo comunitario hemos de romper el cerco de estas situaciones que mayor precariedad y pobreza generan.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: