Emiliano tapia original

Entre barrios y exclusión

Emiliano Tapia
Del barrio, de narcotráfico, de instituciones y mucho más...

No quieren plantear el problema de fondo

Desde Las asociaciones del barrio de Buenos Aires siempre hemos defendido el trabajo de los profesionales del CEAS; y aquí, por mi parte, no voy a ser menos. Estoy convencido de su profesionalidad y trabajo. Nosotros mismos lo hemos experimentado. Pero a la vez que digo esto, no puedo por menos de manifestar mi absoluto desacuerdo y preocupación, con las afirmaciones que parece que en el último pleno del ayuntamiento, según leo en la prensa, hace la Concejala de Servicios Sociales refiriéndose al barrio, “actualmente las cosas funcionan bien”, o “ya estamos haciendo mucho”.
Pero, ¿cuándo se van a querer dar cuenta de la gravedad, complejidad y hondura de la problemática de este barrio?. ¿Cómo pueden decir en público aquello que en privado más de una vez, de otra manera, a mí mismo me han manifestado, y contradice de pleno estas frases para salir de una intervención, usted misma y otros miembros de la Corporación? Si entienden ustedes que esa es la manera de contestar a una moción del partido contrario, allá entre ustedes; pero no se rían así de este barrio que lleva sufriendo durante muchos años. ¡Ya está bien!

Yo, personalmente, como vecino implicado, me siente herido, agredido y decepcionado por su actitud y la de sus compañeros de gobierno en el ayuntamiento. Esto no es un capricho. Esto no es una petición que cause agravio comparativo con otros barrios, que sé que también están sufriendo la dejadez administrativa e institucional; es la dura realidad de quienes sufrimos, a veces en primera persona, debido al silencio o el consentimiento de situaciones que es imposible ver desde un despacho situado a cuatro kilómetros, y que provoca la actitud pasiva de ustedes mismos.

Señora Concejala y sus compañeros de Corporación, no queremos “cubrir las necesidades de los vecinos en el barrio de Buenos Aires”; queremos que entre todos, ustedes y nosotros , transformemos de raíz las causas que provocan muy injustamente estas necesidades; y para esta tarea, después de muchos años de consentimiento de muchas situaciones los medios de los que disponemos actualmente, son claramente insuficientes. Este planteamiento no es caprichoso. No es una petición al azar. La situación creada en Buenos Aires le hace mucho daño a Salamanca. Estadísticas de personas atendidas y solamente recursos económicos no vale. Faltan y echamos de menos otros recursos y estrategias a las que todos y todas tenemos el deber de colaborar.

Como este barrio existen muchos en las ciudades españolas, es verdad, Pajarillos, Parke Alcosa, Palma Palmilla,… y tantos y tantos; pero si durante tantos años se han permitido que existan, ¿porqué la generación y los gobiernos de la primera década de los dos mi, todos nosotros y nosotras, no podemos acabar con ellos y poner soluciones a desmanes y a intereses que a tantas personas y colectivos se han llevado por delante?

Más del ochenta por ciento de las personas que están en las cárceles están relacionados con el mundo de las drogas y provienen de nuestros barrios; y, ¿saben ustedes por qué? Porque es un negocio sabroso para muchas personas. Detrás de una situación así hay mucho más que dinero y droga; hay pobreza, hay criminalización, hay empobrecimiento, hay racismo, hay desempleo, hay precariedad, hay dejadez administrativa, hay miedo, hay muerte, hay armas , hay consumo imbécil, hay estado permanente de abandono, existen lamentablemente demasiados intereses,… y todo esto, después de mucho tiempo, necesita no de soluciones ocurrentes, sino de alternativas atrevidas y eficaces. Solamente juntos las encontraremos, entre ustedes y nosotros; y hasta ahora no ha podido ser así, ustedes se han negado a realizar este proceso y camino compartido.

La indiferencia y frialdad con la que parecen actuar me parece vergonzosa e insultante. ¿Creen que muchos de nosotros y nosotras estamos dedicando horas y horas de nuestras vidas por capricho o por hacerlas la puñeta a ustedes? ¡No! Sencillamente porque nos duele ver tantas vidas quebradas, rotas, doloridas, engañadas,.. pónganle todos los adjetivos y palabras que crean conveniente; pero, por favor, sean más conscientes de la realidad y atiendan el planteamiento de fondo que desde hace mucho tiempo les hemos pedido realizar conjuntamente.

Las asociaciones del barrio de Buenos Aires están siendo referencia solidaria para muchas personas empobrecidas, pero queremos y buscamos ser más eficaces; mejorar, corregir, cambiar planteamientos para encontrar las claves de un barrio más habitable para todos.

Caminen, por favor, más cerca de este barrio y de sus realidades personales y colectivas que estoy convencido que no conocen en profundidad. Sean conscientes de la complejidad de su problemática, como producto interesado de un modelo de sociedad. Se hace imprescindible aunar reflexiones, miradas, propuestas y soluciones que ni nosotros solos, ni los CEAS solos seremos capaces de dar. A problemáticas integrales, solamente podemos buscar y aportar soluciones y alternativas integrales, entre lo privado y lo público, ¡entre todos y todas!

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: