Lambas silueta original

Enganchados al running

Eduardo Lambás
¿Corro un maratón?

Honestidad contigo mismo

Hay cosas que se caen por su propio peso y una de ellas es la falta de honestidad contigo mismo y con los demás en la vida y por supuesto también en el deporte.

 

 

No vale de nada engañarse o engañar a los demás con logros falsos o camuflados porque a la larga todo sale a superficie, la falta de entrenamiento, los ritmos o distancias inflados solo sirven para presumir el rato de la cerveza con los amigos porque llega el día en que sales en grupo o el día de la carrera con el mismo crono para todos y se derrumba el castillo de naipes que hayas construido, tan fácil como esto.

 

Saco esto a colación sirviéndome del ejemplo del deporte porque vengo observando actitudes de doble moralidad en la sociedad que nos rodea en la que tan de actualidad están las redes sociales y que en determinados casos vivimos en nuestro particular Gran Hermano, y en las que se publican actitudes y pensamientos tan nobles, situaciones tan idílicas y a la vez tan lejos de la realidad que solo sirven para engañar a la persona que los publica.

 

Una vez me dijo una persona que no tenía nada que ver lo que publicaba en cierta red social con la cruda realidad y yo preguntaba el porqué de esa actitud, ante lo que me respondía que solo se cuelga la ropa limpia y la sucia queda en casa. No veo la necesidad de engañar/engañarse pero allá cada cual.

 

Cuanto más dista nuestra vida real de la virtual más engañados estamos nosotros mismos porque es exclusivamente nuestro problema. No es necesario publicar una vida falsa para que todo el mundo piense lo maravillosos que somos.

 

Queridos amigos, disfrutad mucho y que la distancia entre la realidad y la virtualidad sea cero, me alegrare con vosotros y por vosotros.

 

Seguimos entrenando para la carrera de la vida.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: