Roxana guiza silueta original

En mi onda

Rosana Güiza
Actualidad

La repugnante violencia deportiva

Pelea detail

Eso de que la esencia del deporte consiste en que lo importante es participar, en fomentar la amistad y las relaciones, la competitividad, eso de que es un pasatiempo, un placer y una diversión, -según la RAE-, y eso de que también tiene como objetivo la mejora de la condición física y psíquica y el desarrollo de las relaciones sociales, -esto según la Carta Europea del Deporte-, es un camelo. 

Me río yo de todos estos valores que se supone que se desprenden del deporte. Visto lo visto en los últimos tiempos, cualquiera podría pensar que el deporte lo único que genera es violencia, enfrentamientos y mal rollo. A los hechos me remito. La rivalidad genera un odio, ya no sólo entre jugadores, sino entre aficiones también, cada vez mas fuerte. Al punto que se llega hasta a matar por unos colores que ni si quiera te dan de comer.

 

Ahí están los casos de las aficiones ultras que quedan para pegarse e incluso matarse. Recordemos también como el fanatismo por un equipo llevó hace unas semanas a gritar a favor de la violencia de género en un estadio de fútbol para defender a un jugador acusado de malos tratos aludiendo con cánticos de los seguidores a que lo hizo porque ella se lo merecía. Repugnante. Vomitivo. Asqueroso. Eso es lo que me provocan esos cánticos y esa gentuza que los entonó. Defender o justificar el mal trato porque soy de un equipo y defender a un jugador acusado porque le admiro diciendo que la supuesta maltratada se lo merecía por puta es de lo mas asqueroso que he oído en mi vida.

 

Ojalá se castigue a esa gente que cantó y se le ponga una sanción al club por no haber hecho nada en el momento. No me valen las lamentaciones ni los rechazos de después. Me repugna el machismo chulo de cuatro desgraciados fanáticos de algo tan absurdo como dar patadas a un balón que llevan al extremo sus pasiones más bajas. Pasiones bajas que también han reflejado este fin de semana en un derbi vasco de baloncesto. A punto de finalizar el partido, un jugador le pega a otro y se monta una pelea imposible de parar y de controlar durante unos minutos. Todos pegándose con todos, hasta que un golpe se escapa y le da a un niño que estaba presenciando el partido y viendo a sus ídolos en primera fila.

 

Deplorable, denigrante e igual de repugnante que el resto de violencia en otros deportes. Cuando el golpe alcanza al niño entonces un jugador se va hacia el, le pide perdón y parece que todo empieza a relajarse. Jugadores supuestamente adultos han dado el espectáculo más deplorable del deporte: pegarse. Esto provoca que las aficiones también se enfrenten y se da justo el ejemplo contrario de la supuesta esencia del deporte. He estado en campos de fútbol y en canchas de baloncesto y lo que se dice y se escucha es repugnante.

 

Violencia verbal sin limite delante de niños a los que se lleva para disfrutar de un espectáculo que se convierte en denigrante cuando suceden cosas así. En fin, lo repito hasta la saciedad, repugnante la violencia deportiva de estos tiempos. 

Comentarios

MÓNICA 03/03/2015 17:24 #1
Estoy totalmente de acuerdo contigo, ¡QUÉ VERGÜENZA!

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: