Roxana guiza silueta original

En mi onda

Rosana Güiza
Actualidad

'La Pechotes', de las discotecas a los platós

La lluvia, el frío y la edad hacen que las noches de los sábados hayan pasado a ser caseras, de manta, sofá y televisión...

 

 

Nada que merezca la pena, viendo la oferta de la parrilla televisiva, es mas tentador coger un libro y perderse leyendo con el sonido de la lluvia de fondo pero, de repente, cambian los planes cuando, haciendo zapping, veo que La Pechotes va a Tele 5. ¿Cómo no? Me quedo. ¡Vaya si me quedo! No puedo perderme la exclusiva bombazo. Supongo que todos los que tenemos ya esa edad y no salimos de casa un sábado optamos por Tele 5 o por La Sexta y, ante la hartura de Podemos en la Sexta, que no sabe hablar de otra cosa, es mejor quedarse a ver a la amiga pivonazo del pequeño Nicolás.

 

El morbo es inevitable. Pero en cuanto abre la boca el morbo desciende, más que por su boca, por lo que suelta por ella. La Pechotes estudia periodismo pero a la tercera palabra que dice deja mucho que desear. Además de esto, le mete patadas al diccionario y se expresa pobremente. Es justo cuando la estudiante de periodismo dice que no le interesa la política cuando me doy cuenta de que la chica ya es carne de cañón. No sabe dónde se ha metido. Por lo pronto, la presentadora, Sandra Barneda, le pide perdón por haberse referido a ella con su apodo y, mientras le dice que no la volverá a llamar así, hay un faldón en el que pone con letras bien grandes La Pechotes. Yo no te lo digo pero tranquila que ya lo pone aquí abajo en la pantalla y en la pieza que te presenta lo dicen diecisiete veces. Delirante.

 

Se explica entre "no se qué y no se cuántos", "llevaba coches de última gama", "somos muchos amigos y tenemos padres" y "me encanta sociabilizarme". Pero cuando dice que ella es "una cortina de humo" ya si que quiero salir corriendo y, definitivamente, apago la tele. Y la apago no por ella, sino por la vergüenza ajena que me produce el ridículo que pueda hacer y la burla con la que la puedan tratar.

 

Me voy a la cama pensando que esto es algo pasajero y puntual y que, después de la actuación estelar, se irá a casa y nadie se volverá a acordar de ella. Pero no. Cual es mi asombro cuando, viendo las noticias de medio día de Cuatro, veo que le dedican una pieza entera para ella sola en el informtivo. Flipo, alucino y no doy crédito. ¿Dónde va a llegar el periodismo de este país? ¡La Pechotes en un telediario! Pero el colmo es cuando, por la tarde, echando un vistazo a los periódicos a través de internet, veo que Cuatro la ha fichado como colaboradora del programa "Todo va bien". 

 

Ojalá la amiga mas fiel del pequeño Nicolás tenga suerte y le vaya bien porque, como demuestre ser como hemos visto en su primera corta intervención, a la pobre le van a dar sin piedad por todos los lados y será un nuevo juguete roto televisivo.  

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: