Blog autor

En las nubes

Almudena M. Vega

Steve Jobs…

Pocas personalidades han conseguido tantos seguidores y tan pocos detractores. Eso en el mundo en el que vivimos resulta tan extraño, que sólo por ello, ya merece una mención especial. Pero, ¿cómo lo hizo? ¿Quién era Steve Jobs?

Steve Jobs… el bebé rechazado. Hijo de madre soltera, fue dado en adopción, pero la familia de acogida, en el último momento, decidió que preferían una niña. Por fortuna, otra pareja luchó por él, y digo luchó porque así fue. La madre natural quería que ambos padres adoptivos tuvieran estudios universitarios, y como ellos no los tenían, tuvieron que convencerla, prometiéndole, entre otras cosas, que su hijo iría a la Universidad. Y así fue. Steve siempre valoró este episodio de su vida, creció lleno de compresión hacia unos y agradecimiento y amor hacia otros.

Steve Jobs…el hombre que nunca se licenció. Empezó la Universidad, pero la abandonó antes de acabar el primer año. Y aunque pasó meses muy malos, perdido, sin rumbo, sin casa, y casi sin comida, fue esa decisión la que acabó forjando al hombre que después fue. El sentimiento de culpabilidad por haber malgastado los ahorros de sus padres en la matrícula le hizo despertar, centrarse y seguir una dirección. Y acertó.

Steve Jobs…el genio de la manzana. Todo el mundo le conoce por su cargo al frente de Apple, por hacerla resurgir de las cenizas y elevarla a lo más alto. Algunos saben que fue cofundador de la empresa, que la inició en un garaje, que poco después la junta directiva le despidió por desacuerdos con algunos de sus miembros. Y pocos saben que no le llamaron de vuelta, sino que él mismo la recompró cuando estaba tan destrozada que se hablaba de quiebra.

Steve Jobs…el hombre que odiaba los botones. Nunca le gustaron, ni siquiera en la ropa. Quizás ahí nació su idea más brillante, o no, nadie ha sabido jamás dónde nacía su inspiración. El caso es que decidió que la tecnología podía ser más fácil sin botones. Y lo consiguió. (Ipod, Iphone e Ipad son prueba de ello).

Steve Jobs…el hombre de negocios. Cuando fue despedido de Apple, creó una empresa, Next, y compró otra: Pixar. Sí, sí, Pixar. El nombre se lo puso él tras adquirirla. Ríos de tinta se han escrito sobre cómo Steve Jobs hizo crecer a Apple. Pero su mejor negocio económicamente hablando, el que le hizo aumentar considerablemente su fortuna (de unos 7000 millones de dólares) fue Pixar. Steve Jobs la compró por 10 millones ¡y la vendió por 7400 millones de dólares! (Echen ustedes las cuentas). Y aunque no se suele mencionar, la mano de Steve Jobs estuvo detrás de Toy Story, Cars, Up o Buscando a Nemo.

Steve Jobs…el visionario. Su cabeza era una varita mágica. Todo lo que Jobs ideaba, el mundo lo devoraba. Ha revolucionado los reproductores de mp3 con su ipod, ha revolucionado el mundo de la telefonía móvil con su iphone, y ha revolucionado el mundo de los portátiles con su tablet ”Ipad”. Sabía lo que necesitaban los usuarios antes de que ellos mismos lo soñasen.

Steve Jobs…el orador con vaqueros. Nunca le dio demasiada importancia a su exterior. Para él primaba la comodidad. Curioso, viendo el mimo con que salen al mercado los diseños de sus productos, para los que siempre buscaba la perfección. Aun así, ha conseguido que sus discursos y presentaciones se estudien en las universidades de todo el mundo como referente.

Steve Jobs…el hombre que engañó al cáncer. Steve Jobs ha muerto de cáncer de páncreas. Es, quizás uno de los más letales. Se calcula que la media de supervivencia está en torno a 6 meses tras su detección. Steve Jobs logró mantener a raya a la enfermedad durante 7 años. En parte fue gracias a que se detectó que tenía una variante poco frecuente del cáncer, menos letal, y que se sometió a pioneras terapias de inmunoterapia. Pero sobretodo, fue a su tenacidad, su fortaleza mental y su ánimo ante la adversidad.

Steve Jobs…el hombre de la conciencia tranquila. No fue perfecto, pero supo reparar sus errores. Él mismo lo admite en la biografía que saldrá a finales de mes. A pesar de lo mucho que ha preservado en vida celosamente su intimidad, ha querido dejar una biografía, literalmente “para mis hijos”, para que entiendan por qué no tenía tiempo para ellos y por qué actuó así. Pasó sus últimos meses con quien quiso, y como quiso. Y, como dijo su esposa, “se fue en paz”.

Steve Jobs…el hombre de los 10.000 tweets por segundo. Su muerte generó un torrente de avisos, noticias, condolencias y mensajes sin precedentes. Como muestra, los datos registrados por la red social Tweeter: 10.000 mensajes por segundo! Con esas cifras, podríamos decir que Steve Jobs aún mueve el mundo.
Steve Jobs…y su legado. Por encima de las empresas, del dinero o de los avances tecnológicos, lo mejor que nos dejó Steve Jobs fue su ejemplo, resumido magistralmente en este Discurso de Graduación de Stanford:



Jobs…el hombre de las frases. Hay miles. Sólo hace falta buscar en Google. Yo me quedo con una, la pregunta que se hacía cada mañana al mirarse al espejo: “Si hoy fuese el último día de mi vida, ¿querría hacer lo que voy a hacer hoy?”.


Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: