Blog autor

En las nubes

Almudena M. Vega

Si todos quieren sacar tajada€Ś acabaremos todos becerros

€œHarperCollins limita el préstamo de ebooks en bibliotecas€. Este titular ha sido el culpable de que hoy se me haya atravesado el café.

De acuerdo, todos sabemos que no siempre los titulares dicen lo que quieren decir, pero la noticia no tiene desperdicio. Y eso que no es nueva,€Śha llegado hasta mí con meses de retraso.

Y es que los libros electrónicos (eBooks en inglés) empiezan a hacerse notar en las bibliotecas (libraries en inglés). Y, en la mayoría de los casos, es la propia biblioteca (library en inglés) la que promociona este formato ya que son muchas sus ventajas, entre ellas, que no se desgastan por el uso como lo hace un libro de papel (book en inglés).

En España, todas las bibliotecas públicas cuentan ya con varios lectores (e-readers en inglés) para prestar. (Os animo a que os acerquéis a alguna biblioteca y lo probéis, aunque sólo sea para saber cómo funciona o si sería un buen regalo).

Esto de prestar libros en formato electrónico, que en principio parece una idea magistral, beneficiosa para todos y fomentadora del consumo cultural legal y responsable, ha chocado de lleno con los intereses de HarperCollins (editorial). Esta editorial, famosa por aquellos diccionarios de inglés €œCollins€ que usábamos en el colegio y que pesaban casi más que nosotros, ha decididio restringir el número de veces que pueden prestarse sus libros digitales a 26.

Posiblemente esta editorial ha confundido su papel como "gestor de derechos de escritor" con "gestor de ingresos de escritores y EDITORES". Quizás se fijaron en modelos como la SGAE, famosos por su labor recaudatoria de dudosa legalidad y aún más dudosa moralidad.

O tal vez sea que esta editorial utiliza un papel de muy baja calidad en sus libros, por lo que se desintegran en 25 lecturas. Así se explicaría (o no) que hubieran indicado el aparentemente aleatorio 26 para los electrónicos... (Aunque mi diccionario Collins ahí sigue, como el primer día, después de más de 20 años). No tiene ni pies ni cabeza.

El sentir común apunta a que esta medida no conseguirá más que, por mera imposición, las bibliotecas tengan preferencia por otras editoriales, o (y esperemos que no), que el libro electrónico quede relegado por su compañero de papel que sí puede prestarse más de 26 veces.

Este tipo de limitaciones me parecen un auténtico afán de cobrar por todo y a cualquier precio. Así no me extraña que la cultura haya quedado como un bien de lujo sólo al alcance de ciertos bolsillos. Entiendo que si una biblioteca tiene que pagar por cada 26 veces que alguien lee un libro, al final, no compren más, lo que hará que la gente deje de acudir a ellas.

Y si los usuarios de a pie no podemos acudir a las bibliotecas, ni podemos comprarlo, ni podemos descargarlo (porque es ilegal y la multa nos arruinaría de por vida), al final, nos olvidaremos de leer el libro o escuchar el CD o ver el video. Vamos, que nos olvidaremos de ampliar nuestras mentes, de conocer nuevos mundos, nuevas ideas, y ya puestos, como los horarios de trabajo actuales nos dejan poco tiempo libre, y adquirir cultura es tan difícil, pues olvidémonos de pensar. !Ale! !Ya está!

 

 


Y así pasa lo que pasa, y cito textualmente a Cameron, Primer Ministro de Inglaterra hablando sobre los disturbios que están sufriendo estas semanas y que ya se han cobrado varias vidas: €œ€ŚLa visión de los jóvenes corriendo por las calles, rompiendo ventanas, entrando en propiedades, saqueando, riendo... el problema es una falta total de responsabilidad, falta de una adecuada crianza de los hijos, la falta de educación adecuada, la falta de adecuada ética, la falta de moral adecuada. Eso es lo que tenemos que cambiar... Se trata de los padres, se trata de la disciplina en las escuelas, €Ś"€. Pero claro, si los padres cada vez tienen que trabajar más horas, si los profesores tienen cada vez menos margen para educar, si las editoriales cada vez cobran más por sus libros, incluso a las bibliotecas, si ir al cine es cada vez más caro, si los discos cada vez suben más el precio,€Śasí no vamos a conseguir una sociedad capaz de reivindicar sus derechos sin perjudicar a los demás. Así no vamos a ninguna parte.

Por fortuna, otras empresas como Amazon o Barnes & Noble sí están escuchando a los usuarios y por ello, están probando nuevos sistemas para cubrir sus necesidades sin atentar contra los derechos e intereses de los autores. Poniendo precios razonables (ya os hablé de los libros por 1$ o2$, o nuevos proyectos, como el de préstamo de libros electrónicos entre usuarios, aunque por el momento, se está experimentando con limitaciones (lógicas por otra parte, como 15 días de préstamo y que el autor no podrá usarlo mientras lo tenga prestado), es un principio muy acertado.

Y para terminar de retorcerme el café, resulta que, en una búsqueda de más datos para afianzar mi posicionamiento respecto a la actitud de HarperCollins, me he dado cuenta de que andamos peces en idiomas, o al menos en inglés, y no me refiero a los usuarios de a pie, me refiero a las personas que habitualmente trabajan o leen libros electrónicos, las que se atreven a opinar en foros especializados o incluso tienen algún blog exclusivo sobre el tema. Tras comprobar que estos usuarios confunden Library (biblioteca) con librería o, E-book (libro Electrónico) con "libro Español", me pregunto yo, Âżno sería mejor para todos que HarperCollins replantee su sistema de ingresos y en vez de ponerle puertas al campo, se dedique a reeditar y promocionar los magníficos diccionarios de inglés que les hicieron famosos? Así dejarían que al menos las bibliotecas puedan seguir con su labor: poner la cultura, la ética, los registros de nuestros éxitos y fracasos a lo largo de la historia, a disposición de todo aquel que quiera aprender de ello.

Como cada vez que salga un buen invento, salgan 20 aprovechados que cobren por nada, acabaremos todos becerros (y que me disculpen los pobres animales), pintando en cavernas y matándonos por un trozo de carne.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: