Blog autor

En las nubes

Almudena M. Vega

ÂżY los que utilizamos Megaupload legalmente, qué hacemos?

Es la noticia de todos los corrillos.El FBI ha cerrado Megaupload.com y ha detenido a los altos cargos de la empresa.Yo no quiero entrar en un análisis sobre la pertinencia o no del cierre, sobre la legalidad o no de las acusaciones o sobre la vertiente política de las extradiciones. Yo quiero ir más allá y valorar las repercusiones sociales, que en definitiva, son las que podemos analizar y las que tendremos que soportar (para bien o para mal).

Megaupload se creó como servicio de intercambio de archivos de gran tamaño. Y era, casi sin competencia, de los más rápidos y sencillos a nivel mundial. Es verdad que mucha gente lo ha utilizado para subir películas o series, pero otros muchos lo usábamos para trabajar.

De hecho, era tan eficiente, que el método de trabajo, especialmente en grandes proyectos a nivel nacional se había amoldado totalmente a megaupload. Imaginen, por ejemplo, una instalación de un nuevo programa informático en un organismo oficial. Estas instalaciones suelen hacerse en muchas provincias a la vez, por técnicos distribuidos por toda España. Por motivos de seguridad y de derechos de autor, ese programa no puede sufrir copias masivas para que cada técnico lleve la suya. Y por desgracia, en España, descargar archivos por FTP sigue siendo demasiado lento como para que salga rentable. ÂżSolución? Subir los archivos a instalar a megaupload, que es rápido, barato, sencillo y tiene buenos sistemas de seguridad y que cada técnico se descargue, in situ, lo que necesite. Una vez acabado el proyecto, se borra todo. Ahora mismo, con megaupload cerrado, muchos proyectos están parados porque hay que buscar un nuevo sistema de trabajo que cumpla con todos los requisitos de fiabilidad, viabilidad y legalidad.

También había médicos que usaban este servicio para recibir una segunda opinión casi instantánea de colegas que estaban al otro lado del mundo y así tomar una decisión más acertada en momentos críticos. Y aquí hablamos de vidas humanas.

Es una lástima ver en tantos y tantos foros a gente que se queja de que no puede ver películas, y que han acabado empañando a los muchos que trabajan (o trabajamos) legalmente y a los que les (nos) han puesto la oficina patas arriba.

Pero lo peor, en mi opinión, es la vulnerabilidad que sienten los internautas. Se nos ha animado a usar €œla nube€ (tener nuestros documentos en la red, en internet). Y era muy útil, muy muy útil, accedíamos a nuestro trabajo desde cualquier parte del mundo.  Y además, ahorrábamos espacio y costes, la mayoría de los ordenadores habían reducido su tamaño y todo era más versátil. Era, en pasado. La gente que se lanzó a la piscina con este nuevo sistema, sin reticencias, sin guardar copias porque confiaba plenamente en €œla nube€, y que utilizase megaupload ahora se ha quedado sin nada: sin trabajos, sin tesis, sin las fotos del verano o sin la última foto con un familiar fallecido que no dio tiempo a imprimir. Puede sonar extremista, pero todo esto ha ocurrido.

Y puede volver a ocurrir. Megaupload se ha cerrado, (entre otras cosas), porque se ha utilizado para subir archivos ilegales. Atendiendo a esa premisa, si alguien empieza a enviar correos  electrónicos con videos protegidos por derechos de autor a través Hotmail, podrían cerrar Hotmail, y nos quedaríamos sin correos. O si alguien empieza a hacerlo por Youtube, el FBI cerraría Youtube y nos quedaríamos sin nuestros vídeos. O incluso, por el mismo motivo podrían cerrar Google si alguien sube una foto con copyright y Google la encuentra en sus búsquedas.

A esa inseguridad es a la que yo me refiero, la gente empezará a dar un paso atrás en la red, y con razón, yo misma tardaré en volver a dejar algo en la nube sin copia en mi disco duro de casa.

Ojalá no fuera así. Ojalá se buscase la solución más lógica, en vez de la más rentable.

Pero, por desgracia, tengo la impresión de que nos movemos en un sistema normativo-político-comercial basado en un afán desmesurado por el dinero y la rentabilidad. Así que, hasta que no cambie ese sistema, poco podremos hacer nosotros.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: