Cabero original

En abierto

Enrique Cabero
Blog de Enrique Cabero. Portavoz de PSOE Salamanca

Unamuno, medalla de Salamanca

El 7 de octubre de 2011 el Pleno del Ayuntamiento de Salamanca decidió por unanimidad, a propuesta del Grupo Municipal Socialista, dejar sin efecto el acuerdo adoptado ilegal y arbitrariamente el 13 de octubre de 1936, en una reunión secreta celebrada en el Consistorio, por el que se privaba del cargo de concejal a don Miguel de Unamuno y Jugo. Setenta y cinco años después se rectificaba un error histórico, injusto y muy lamentable. Reconozco que resultó especialmente emotivo para mí la presentación y la defensa de la moción el pasado 7 de octubre.
El año 2012 se ha convertido en Salamanca, así lo anunció el alcalde en el citado Pleno municipal, en el “Año Unamuno”, que comenzó con la ofrenda floral del 31 de diciembre de 2011, día en el que se conmemoró el setenta y cinco aniversario del fallecimiento de don Miguel. Por cierto, la ofrenda floral de los 31 de diciembre ante la estatua dedicada a Unamuno por Pablo Serrano, gran celebración ciudadana, fue instituida acertadamente por el Ayuntamiento presidido por Jesús Málaga, el primero de la actual etapa constitucional.

Recuerdo cómo hace unos cuantos años, cuando pasé unos días como posgraduado en el campus de Río Piedras de la Universidad de Puerto Rico, me encontré en su plaza principal con un busto de don Miguel, obra asimismo de Serrano, situado sobre un pedestal, idéntico a la parte superior de la estatua salmantina. Me alegraron aquella sorpresa y las anécdotas que se contaban sobre ella y su relación con los estudiantes.

Hoy se reúne el Pleno del Ayuntamiento salmantino y en su orden del día figura Unamuno de nuevo. Se aprobará, a propuesta del Jurado de Honores y Distinciones, que valoró y asumió la iniciativa presentada por los dos Grupos Municipales, la concesión a don Miguel de la Medalla de Oro de la ciudad y del título de Hijo Adoptivo.

Queda pendiente, no obstante, en esta relevante tarea democrática de reconocimiento institucional y ciudadano, así como de recuperación plena de la normalidad constitucional, el homenaje a los ediles que, tras ser elegidos por los salmantinos, fueron también, en aquellos terribles días de 1936, privados de sus cargos (don Antonio Juventino Casado San José, don Manuel García Puente, don Antolín Núñez Bravo, que era presidente de la Diputación Provincial, don Fidel Olivera García, don Primitivo Santa Cecilia Rivas, don Julio Sánchez Salcedo, don Enrique Santos Mirat y don Pablo Sotés Potenciano) y algunos además asesinados, como el alcalde don Casto Prieto Carrasco o los concejales don Manuel Alba Ratero, don Luis Maldonado Bonatti y don Casimiro Paredes Mier.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: