Cabero original

En abierto

Enrique Cabero
Blog de Enrique Cabero. Portavoz de PSOE Salamanca

¿Minijobs?

Parece que los “minijobs” (o “minitrabajos”) consisten en una modalidad de contrato de trabajo a tiempo parcial, de duración determinada (temporal, por tanto), que se caracteriza básicamente por disponer de una jornada muy reducida, no más de tres horas diarias, una retribución por debajo del salario mínimo interprofesional y unas prestaciones de seguridad social notablemente inferiores a las fijadas en el régimen general para la mayor parte de los trabajadores por cuenta ajena.
Es, no obstante, una expresión que se ha empezado a utilizar en el debate económico y social sin un significado concreto, por lo que tendremos que estar atentos por si se formula una propuesta de regulación de esta figura que pormenorice su régimen jurídico.

Se dice en ciertos ámbitos empresariales que la regulación de los “minijobs” en España reduciría el número de parados, aunque nadie acaba de explicar si realmente generaría nuevos puestos de trabajo y, en su caso, las razones que fundamentarían tal afirmación. Considero que los “minijobs” sirven solo para maquillar las cifras de desempleados mediante la introducción de un modelo excepcional de trabajo a tiempo parcial con una amplia reducción de derechos laborales y de seguridad social. Se convertirían en el prototipo de lo que socialmente se califica como “contratos basura”.

No encuentro ninguna ventaja, por lo que desaconsejo su implantación en España. Los fracasos en las políticas activas de empleo y, especialmente, en la dinamización de la economía productiva no pueden compensarse con fórmulas que minusvaloran la prestación de trabajo mediante la búsqueda de atajos llenos de riesgos para el modelo social y económico que define la Constitución Española. Resultaría mucho más interesante promover el uso adecuado del trabajo a tiempo parcial con garantías y fomentar, de una vez y con su auténtica finalidad, los contratos de trabajo formativos y, en relación con los titulados universitarios y de formación profesional, los contratos de trabajo en prácticas.

Los contratos tipo “minijobs”, que siempre surgen en tiempos de crisis económica, por la debilidad que conduce a admitir el peligroso “mejor esto que nada”, solo han servido precisamente para limitar derechos a colectivos que se hallan previamente discriminados en su acceso al empleo (jóvenes y mujeres principalmente). Insisto en la oportunidad de profundizar en lo que señalaba antes: a veces lo que se presenta como novedoso, en este caso los “minijobs”, no es más que un retroceso a planteamientos muy antiguos, cercanos a la explotación laboral o identificables con ella.




Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: